“El Faro de Vigo y yo”

Faro-de-Vigo.jpg1Domingo 15 de Febrero de 2015 de madrugada. Cuando despierto temprano estoy deseando levantarme para ir al kiosco a comprar el Faro de Vigo y por tanto quiero dedicarle unas letras a mi periódico favorito que es uno de los más importantes de Galicia y de España y su lectura me hace pasar ratos muy agradables. Lo compro los sábados, domingos, vísperas y festivos también cuando hay noticias importantes.

Al llegar a casa el sábado por la mañana cargada con las bolsas de la plaza y del súper después de dejarlas sobre la encimera lo primero que hago es ojear el Faro. Al terminar de comer y con calma vuelvo a coger el periódico, me lo leo bien y siempre consulto la agenda, la cartelera y las noticias de los pueblos pues siempre hay algo interesante que leer.

El domingo muy temprano haga sol o llueva salgo a comprar el Faro. Con zapatillas
y bata, me siento a desayunar en la sala y el periódico delante. Es uno de los mejores momentos que no quiero perder por nada del mundo. A veces es mi hijo quien sale a comprarlo y leemos a medias primero yo el Faro y luego el suplemento y él al revés. Son las pequeñas cosas que nos endulzan la vida.

Cuando algún articulo me gusta lo guardo en la parte de abajo de la mesita de la sala y cuando tengo varios les doy un repaso y los llevo a reciclar, solo me quedo los mas interesantes y curiosos.

Durante la semana suelo ir a tomar algo con amigas y después de charlar un rato localizo el Faro de la cafetería y le doy una ojeada, no me puedo resistir. En clase de Pilates hago lo mismo.

Hace años, una vecina nueva que se encontraba algo deprimida le aconsejé comprar el Faro, que le ayudaría a conocer las novedades de Vigo y de toda la provincia y le sirvió de mucho pues el periódico que leía no traía esa información tan completa. En una ocasión el Faro me hizo un favor urgente y se lo agradecí .

Desde siempre cuando salgo de noche algún sábado, si vengo tarde, suelo comprar el periódico en la gasolinera más próxima y no me duermo sin haberlo leído.  Mi hijo mayor cuando estaba en casa siempre se acordaba de traérmelo.

Al salir de Vigo o fuera de Galicia les suelo llevar a mi familia y amigos el Faro. Soy una de tantas personas que por los periódicos se pierden. Si me tocara la lotería tendría en mi casa, 4 ó 5 diarios.

Total, que quiero romper una lanza por todos los periódicos en general pues los servicios que nos prestan son extraordinarios y en especial al Faro de Vigo.

S.P.