Mi suegra Elvira

MiSuegraElviraMi suegra Elvira, a través de su reputación ha dominado con habilidad el escándalo. De siempre fue una mujer rotunda, que en todo momento sujetó su vida  por los cuernos,  enfrentándose  a ella con valentía y mucha soberbia.  Maruchi y su hermana Charo, mi mujer, suelen comentar, que si de algo sabe su madre es de cuernos.
-Charo, tú estás al corriente que ya de joven se los ponía al difunto de nuestro padre… Dios lo tenga donde se merece… Madre que lo parió.
-Papá no la hizo feliz.
-Nadie la hizo feliz. Nadie la hará feliz y se morirá amargada criticando a todos los que la rodean.
-Está mayor, Maruchi –Responde mi mujer con generosidad.
-No. Es mala… Su madre era mala y hasta su abuela lo era. Viene de una saga de malas. Toda la vida criticando y sacando los trapos sucios de las personas humanas…
-Nosotras hemos tenido mucha suerte al no parecernos a ella.
A Maruchi le da un ataque de tos; después cierra la boca al procesar las palabras de mi esposa, amparada por la llegada de su querida madre, a la vez, mi amada suegra.
-Hola mamá –Saluda mi cuñada, levantándose para rozar sus mejillas con dos cariñosos besos de judas- Te queda fenomenal ese corte de pelo y la blusa de encaje.
-Sí, ya estaba cansada del otro, además, me hacía antigua… Oye, que me acabo de enterar, que el marido de Paquita anda por ahí liado con una de esas mujeres de la vida.
-¿Pero se ha separado?
-Quita… No.
-¿Y como lo sabes?
-La misma Paquita me contó que llevaba tiempo desconfiando, porque al meterse en cama con él por las noches, aparecía con leyes  nuevas en el matrimonio.
-¿Leyes nuevas en el matrimonio? –Pregunta inocente mi esposa.
-Si mujer… Pareces tonta. Al meterse en cama le gustaba que Paquita le hiciese las gimnasias que le hacía la otra… Ya me entiendes.
-Ah… ya.
-Pues suegra, habrá que ir pensando en apuntarse a un gimnasio un par de veces por semana –Contesta Roberto mi cuñado.
-Anda… Asqueroso. Si, ya lo decía mi Andrés: Franco no debería haberse muerto. Desde que nos dejó este país camina hacia el vicio y la depravación humana de la sociedad en general.
-Amen.
Mi suegra colocó los brazos bajo sus pechos, haciendo aquel gesto que todos conocíamos, cuando deseaba apoyar con rotundidad sus palabras.
-Oye. La que se casa es la hija del dinosaurio.
-¿La borracha?
-No mujer, la pequeña… ¿Pero quien se va a casar con la borracha?
-Pues yo la vi con un chico muy majo hace un par de meses –Comentó mi esposa.
-Anda, no digas Charo… Si cada tarde va con uno distinto.
-No mamá.
-Bueno, coño. Me vas a decir a mí, que la vi durante todo el verano y cada tarde venía a recogerla uno diferente…
-Estás equivocada.
-Mira. En una ocasión la vi subirse a un coche azul… ya sabes… uno de esos pequeños de gente pobre que solo tienen dos puertas y lo aparcas en cualquier rincón.
-Pero mamá…
-Al día siguiente montó en uno como el que tiene Azucena, la hija de la prima de mi cuñada. Y la semana pasada se subió con alguien en un Mercedes lujoso de poderío.
-Mamá, el padre del novio tiene un taller y a veces cuando salen a probar un coche, aprovecha para recogerla.
-Mira, yo no sé… Y no quiero seguir hablando con vosotras que sois mucho de criticar y a mí, ya sabéis que es algo que no soporto… Pásame un trozo de ese bizcocho.
-Mamá ¿Y la diabetes?
-Calla, coño… Es que tienes una vida que es una completa “amargación”… Por favor…

Nota del autor:
Amargación: Acción de amargar, palabra inexistente en el diccionario de la Real academia de la lengua española, pero utilizada frecuentemente por mi suegra Elvira.

El  Aliento de CristalFirmaMiguel A. Méndez González.

Autor de: El Aliento de Cristal

Foto: Banco de Imagenes

3 comentarios sobre “Mi suegra Elvira

  • el 4 de enero, 2015 a las 17:30
    Permalink

    Una fuente de inspiración esa suegra. Me he reído mucho. Felicidades.

  • el 5 de enero, 2015 a las 13:03
    Permalink

    ¡Pobres suegras! ¡Con lo bueniñas que somos!
    Y ahora Dª Elvira va a ayudar a la Real Academia a incrementar el vocabulario…
    Un abrazo.

  • el 6 de enero, 2015 a las 22:34
    Permalink

    Muy bueno, ya nos estamos familiarizando con esta familia tan divertida.
    Le deseo unas Felices Fiestas
    Atentamente
    Guadalupe Aguilera.

Comentarios cerrados.