Las emociones impuestas

Botellas-de-vinoUna de las emociones que a muchos domina, es la impuesta. La aceptada socialmente que incluso subyuga a otro tipo de percepciones.
En una ocasión se dieron a probar dos vinos a dos individuos. Uno de ellos era una mujer sin mayores conocimientos.  El otro, un entendido somelier, o catador de reconocido prestigio.
Emplazaron frente a ellos dos botellas, una de un vino de baja calidad, y la otra de un cabernet sauvignon.  El somelier de inmediato apreció las notas minerales del cabernet, así como su aroma a roble, especias y grosellas negras, continuando con una sofisticada descripción de bouquet:
Resulta elegante en paladar, al evolucionar hacia un gran equilibrio, dada su estupenda concentración y suculencia en boca.
-A mi me gusta más este otro –Dice la chica después de probar ambos señalando la botella corriente.
El somelier sonrió al escucharla, ignorando que los vinos habían sido cambiados situando el más corriente en la botella de cabernet.
Todo ello nos lleva a pensar que el subconsciente toma a lo largo del día un gran número de decisiones por nosotros. Y entre ellas destacan los estímulos visuales o las trampas ignaras.
¿Hablas como piensas?
¿Piensas como sientes?
¿Sientes como debes?
¿Haces lo que dices?
¿Te comportas como dices?
¿De verdad estas seguro que eres quien crees?

El  Aliento de CristalFirma

 

Miguel A. Méndez González. 

Autor de  “El aliento de Cristal”

3 comentarios sobre “Las emociones impuestas

  • el 28 de diciembre, 2014 a las 17:48
    Permalink

    Es muy frecuente hacer lo que otros dicen y pensar como otros piensan. Fenomenal artículo y buena reflexión. Felices Fiestas.

    Encarnación.

  • el 29 de diciembre, 2014 a las 14:15
    Permalink

    Muy buena reflexión y estupendo artículo, coincido con Encarnación, y yo añadiría: “Si quieres saber QUIÉN eres, analiza tu pasado; para conseguir ser lo que QUIERES SER mañana, deberás ser consciente de QUIÉN estás siendo hoy.
    Es bastante común no saber quiénes somos porque no se nos enseña de pequeños a elegir conscientemente lo que queremos ser. Se nos imponen maneras de pensar, ideas religiosas, creencias que no son nuestras… y todo ello unido a las 100.000 veces que de niños escuchamos la palabra “no”, forjan seres destinados a no creer en sus potenciales; de adultos, sin saber la razón, tiramos la toalla fácilmente ante situaciones que nos desbordan…
    Sólo cuando llega el momento de buscar respuestas, uno encuentra dentro las preguntas adecuadas; el problema es que ese momento llegue cuando ya no tengamos energía para afrontar retos: “¿dónde gastas TU energía?”…
    Si aceptas unas sugerencias navideñas:
    – invierte tiempo en conocerte (sé creativo, pinta, dibuja, canta, baila, escribe,…)
    – analiza tus emociones y no huyas de ellas (hasta la soledad es buena, cuando la aceptas como una etapa; el miedo te avisa de peligros, analiza qué te dice),
    – no reacciones sin más ante situaciones que te estresan (reflexiona, evítalas)
    – incorpora rutinas de ejercicios a tu día a día (hasta dar botes ayuda…)
    – regálate bienestar riendo y restándole importancia a lo que no la tiene.
    – da cariño y abraza a quien aprecies… (¿sabías que una sonrisa te aporta más beneficios que una pastilla?)
    … y ten presente que la vida no es tan negativa como tú crees, es sólo tu percepción… ¡TU ACTITUD lo cambia TODO!.

    ¡FELICES FIESTAS a TODOS!.. y que el 2015 nos haga pensar mucho más Positiva-Mente! ;’D

  • el 2 de enero, 2015 a las 18:51
    Permalink

    Muy buen artículo. Es un tema apasionante que da para hablar mucho. También me gusta el análisis que hace Mónica.

Comentarios cerrados.