“Engañaron a mi padre y nací yo”

La piedra

Me llamo Guadalupe Aguilera.
Las piedras que encuentro en mi camino, que dibujo y grabo, nos cuentan la historia del mundo, mitos y leyendas.
Espero que os guste.

Antes de que os desvele quien he sido y de que modo fui engendrado quisiera contaros cuales fueron los motivos que indujeron a mi madre a engañar a mi padre el rey Pedro II  de Aragón.

Mi madre se llamaba María y era la legítima heredera del señorío de Montpellier por ser el primer descendiente del conde Guillermo de Montpellier y de la princesa bizantina Eudoxia Comneno.
Cuando mi madre María contaba con solo siete años de edad, su padre pide el divorcio y recluye en un monasterio a su esposa acusándola de adulterio. Mientras espera que le concedan el divorcio  lleva a su amante Inés una dama que pertenece a la nobleza castellana a vivir con él a Montpellier. Inés le daría  ocho hijos (seis mujeres y dos hombres).
El pueblo estaba a favor de María. Sabían que su madrastra la maltrataba y que quería desheredarla para  poder nombrar como legítimo heredero a su hijo Guillermo.
Cuando a María le llega su primer periodo (a los doce años), Inés dice que María ya es una mujer y la casan  con el vizconde  Barral de Marsella, un hombre mayor que rondaba los cincuenta años de edad y que había repudiado a su esposa por no tener hijos. Poco tiempo después el vizconde muere y María regresa a Montpellier con quinientos marcos de plata que le había dejado su esposo, pero cuando su madrastra se entera del dinero que tiene María, se lo quita.
En 1197 cuando mi madre contaba 17 años de edad volvieron a casarla con el conde Bernardo de Cominges, otro hombre mayor que ya había estado casado tres veces y que tenía varios hijos. La dote de María fueron doscientos marcos de plata y el conde le regalaba el castillo de Murel. Con el conde Bernardo tuvo dos hijas pero a los cuatro años de haberse casado el rey Pedro II de Aragón hace un trato con el conde para que se divorcie de María, a cambió le daría varios señoríos en Languedoc. El conde pide el divorcio y la repudia alegando lazos de parentesco. María no entiende los motivos y llorando le suplica que no la separe de sus hijas, pero el conde la echa y vuelve sola a Montpellier.
Ese mismo año muere el padre de María que influenciado en su lecho de muerte por Inés nombra legítimo heredero de Montpellier a uno de sus hijos “Guillermo” de quince años de edad, pero una revuelta burguesa en la que participa Pedro II termina con el gobierno de Guillermo y María es reconocida como heredera absoluta de Montpellier.
Es entonces cuando Pedro II que siempre deseó tener el condado de Montpellier, se casa con María por interés. A los dos años de haberse casado y estando María embarazada Pedro obliga a María a que renuncie a todos sus derechos a su favor y se hace señor de Montpellier. Un mes después nace mi hermana “Sancha” y el mismo día que nace la niña Pedro II concierta su matrimonio con el hijo del conde de Toulousse. María se enfada y a través de un escrito pide ayuda al Papa exigiendo la devolución de sus propiedades y expone las vejaciones y los malos tratos a los que está siendo sometida.
Cuando Pedro se entera que María lo ha denunciado jura que jamás yacerá con ella, además dice que le da asco y  que le tiene repugnancia, mi hermana Sancha moría poco tiempo después.
Pedro II era un adultero y un mujeriego compulsivo, las mozas del pueblo cuando lo veían llegar corrían a esconderse para no ser vistas por el rey porque sabían que tarde o temprano todas tendrían que  pasar por su lecho.
Ante la negativa del rey de yacer con su esposa era impensable que María pudiese dar un heredero al trono, y las cosas se complican cuando María se entera de que Pedro ha solicitado el divorcio para casarse con la heredera del reino de Jerusalén. María no lo puede permitir, sabe que sus bienes y Montpellier están en poder de su marido. Desesperada se le ocurre una idea y pone en marcha una conspiración para engañar a su esposo el rey, para ello necesita la colaboración del pueblo, la aprobación de la iglesia y la ayuda divina de Dios y de todos los santos.
Cuando Pedro II llega de visita a Montpellier una bella muchacha se cruza en su camino y se deja ver, el rey queda prendado de ella y le dice a todos que se ha enamorado, entonces ordena a un hombre de su confianza que averigüe donde vive la moza y que la lleve a palacio. Cuando el hombre comienza a hacer preguntas sobre el paradero de la moza el oficial del obispo se le acerca y le ofrece una fuerte suma de dinero si se presta a colaborar en un engaño, además le convence que es por una buena causa y que Dios también le recompensará. Cuando el mensajero llega a palacio le cuenta al rey que encontró a la moza pero que ésta acedera a todos sus deseos con una condición: que el día del encuentro fuese un domingo y que la alcoba estuviese completamente a oscuras. Al rey le pareció bien y dio su palabra. La estrategia de María había comenzado y durante siete días el pueblo estuvo rezando, encendiendo velas y ofreciendo misas para que no se malograra.
Cuando llegó el día señalado, los testigos que estaban escondidos ven como el rey entra en una de las alcobas de palacio que está a oscuras, el rey deseoso y emocionado piensa que la moza que está en el lecho es su enamorada, no imagina que quien ocupa su lugar es María. Cuando el rey cierra la puerta tras de sí, más de cincuenta testigos se quedan en vela toda la noche rezando en silencio y haciendo guardia junto a la  puerta de la alcoba temerosos de que el rey pueda descubrir el engaño. María sabe que no tendrá otra oportunidad para que su esposo la engendre y después de encomendarse a todos los santos decide poner a prueba sus grandes dotes interpretativas, conocía muy bien lo que excitaba sexualmente a su esposo y además tenía la experiencia de haber pasado por dos matrimonios anteriores.
Esa noche el rey creyendo estar en los brazos de su amada dio rienda suelta a sus impulsos y tomó a María una y otra vez hasta la llegada del alba quedando extenuado y vacío. Fue entonces cuando al rey le pareció escuchar voces y que unos golpes llamaban a la puerta, sobresaltado se levanta del lecho y es cuando se da cuenta de que ha sido engañado, furioso coge su espada para dar muerte al que lo engañó, pero al abrir la puerta de la alcoba se encuentra con dos notarios, el representante del obispo, dos canónigos, cuatro reputados religiosos, doce doncellas vírgenes, doce damas honradas y otros testigos más. –Mirad con quien os habéis acostado, le dijeron. Después se disculparon diciendo: – Vos no estabais por la labor y el reino necesita un heredero legítimo.
Entonces el rey encogiéndose de hombros respondió:” pues que se cumpla lo que Dios quiera”. Al cabo de un mes se comprobó que María estaba en cinta y pasados nueve meses nací yo. Mi madre me puso de nombre Jaime, la historia me reconoce como: “Jaime I el conquistador” rey de Aragón, de Valencia, de Mallorca, conde de Barcelona, conde de Urgel, señor de Montpellier y de otros feudos en Occitania. No puedo terminar la historia sin que sepáis que mis padres murieron en el mismo año (1213), ella por enfermedad en Italia y el en la batalla de Muret, me quedé huérfano con cinco años de edad, pero mi madre antes de morir hizo testamento a mi favor y les pidió a los templarios que se hiciesen cargo de mí, que me criaran, educaran y sobre todo que me protegieran.

Personajes: “María de Montpellier”.Carcassonne. Foro de Rol Medieval. Fuente: http://carcassonne.foroactivo.com/t29-maria-de-montpellier (consulta: 6 noviembre 2014)

-Los otros datos que contiene esta historia son de apuntes recopilados por Guadalupe Aguilera; de autores que desconoce y por informaciones de las que se nutre “que no han sido escritas” 

Guadalupe

Texto y foto: Guadalupe Aguilera

guadalupeaguileramendez@gmail.com

 

9 comentarios sobre ““Engañaron a mi padre y nací yo”

  • el 14 de diciembre, 2014 a las 10:12
    Permalink

    Hermosa historia: Rotunda, triste y cruel, como las circunstancias que se vivían en el medievo.

    Un saludo afectuoso.
    Miguel.

  • el 14 de diciembre, 2014 a las 12:06
    Permalink

    Era horrible ser mujer en el Medievo. Interesante historia. Saludos. Alex

  • el 14 de diciembre, 2014 a las 21:22
    Permalink

    Felices Fiestas y prospero Año Nuevo para todos los lectores de la Revista Digital de Coia “cscoia.es” especialmente para los lectores que durante todo el año me han puesto comentarios a través de la Revista y para los que han comenzado a escribirme a mi correo electrónico.
    También quiero desearle todo lo mejor a la Revista Digital de Coia, a su director Carlos Cordero, a los miembros de la Redacción y a todos los voluntarios que la hacen posible. No me olvido del Centro Social de Coya, de su directora Mª Carmen, secretaria Juana, bedel y limpiadora etc. por la gran labor social que realizan.
    Para todos un cariñoso saludo y mucha suerte.
    Atentamente
    Guadalupe Aguilera.

  • el 14 de diciembre, 2014 a las 22:12
    Permalink

    Me ha gustado mucho esta historia, y sobre todo el título, está logradísimo. Gracias a esta historia, se demuestra nuevamente que las mujeres son más listas, y que la venganza la sirven en platos fríos!
    Un saludo

  • el 15 de diciembre, 2014 a las 12:22
    Permalink

    Fascinante historia. Realmente las historias de las que se componen las diferentes Historias de todos los países del mundo superan con mucho la imaginación más desbordada que pudiera tener cualquier escritor.
    Felicidades Guadalupe, tus investigaciones y divulgación de relatos históricos son realmente interesantes.
    Gloria.

  • el 15 de diciembre, 2014 a las 17:35
    Permalink

    Me encantó esta historia tampoco la conocía, estoy deseando leer la próxima que pase unas Felices Fiestas.

  • el 16 de diciembre, 2014 a las 21:12
    Permalink

    La realidad de tiempos pasados supera la ficción. Fabulosa Historia, y preciosa la piedra… Esperaremos para que el proximo año nos sigas entreteniendo con historias como ésta. Felices fiestas Guadalupe!

  • el 25 de diciembre, 2014 a las 16:21
    Permalink

    Otra gran historia. Y, como siempre, la piedra fantástica. Enhorabuena de nuevo, Guadalupe!

    Es curioso como la historia real y la contada difieren muchas veces, y con tus historias aprendemos mucho al respecto. Sigue así, que nosotros continuaremos leyendo atentamente tus historias. Felices fiestas!

  • el 28 de diciembre, 2014 a las 13:54
    Permalink

    Me gusta como cuentas las historias,es una pena que en los colegios no las expliquen como tu lo haces.
    Desde que las leo siempre aprendo cosas que desconocia.
    Felices Fiestas.

Comentarios cerrados.