Preferentes, subordinadas… y ahora “Cocos”

bonos cocosSupongo que todos habréis oído o leído algo acerca de un nuevo producto que recientemente lanzaron los bancos con la intención de lograr más capital ya que tal como están los tiempos hay que intentar remontar puesto que con las cantidades que les “inyectó” nuestro gobierno, no tienen suficiente ganancia.
Bueno, dejando la ironía aparte, paso a explicar lo que buenamente he podido sacar en limpio de los diferentes informes que llegaron a mis manos.
La primera vez que oí algo de esto, fue en un telediario. Me sonó a advertencia, puesto que lo comparaban en cierta medida con las preferentes. En vista de ello leí diferentes artículos en diarios tan serios como El País y ABC. Los apodados “cocos”, son Bonos Convertibles Convergentes. Estos son unos bonos que al término de su vida deben ser convertidos en acciones de la entidad emisora.
A continuación transcribo la información que sobre este producto ofrece el periódico ABC: “Los CoCos son deuda subordinada perpétua que se puede convertir en acciones. El apellido de “subordinada” significa que, en caso de quiebra, el poseedor del CoCo sería el último en cobrar. El calificativo de “perpétua” implica que no existe plazo, por lo que el emisor puede negarse de manera indefinida a devolver el dinero que ha recibido. El hecho de “convertible” implica que el inversor que compró un bono puede sufrir un cambio en el producto comprado. Al ser convertible lo que se adquirió como bonos puede pasar a ser acciones”.
En cuanto a El País en uno de los apartados de su artículo señala: “Los CoCos españoles tienen una ventaja en términos de capital para las entidades frente a los internacionales y es que siempre acabarán siendo capital ordinario, bien porque se dé la contingencia prevista o bien porque llegue el plazo en ellos contemplado. Eso sí, los inversores deben tener claro que lo que están comprando son más bien acciones antes que bonos y evaluar los riesgos en función de ello”.
Una la verdad, de asuntos financieros entiende poco, de hecho, con saber manejar los asuntos financieros de mi casa, pues tiene bastante… Pero… ¿No os suena a aquel mal rollo de las subordinadas? Por lo que explican los diferentes artículos, al final de la vida del bono hay que convertirlo en acciones de la entidad emisora, o sea, uno no recibe el dinero contante y sonante como lo había entregado, por lo cual no puede disponer de su capital así como así, tendrá que ponerlo a la venta y suponiendo que haya compradores pues que el valor sea el mismo o superior, (qué Jauja) con mucha suerte. En fin sería un negocio redondo. Todo es cuestión de confiar en la diosa fortuna.

cocosEn el link www.iahorro.com › Bancos › Brokers, que si tenéis tiempo y ganas os aconsejo leer porque es muy interesante, explican muy claramente de qué va esto de los bonos convertibles; pero este párrafo que copio y pego se dice algo que hay que tener muy en cuenta para que no nos llevemos un disgusto como ocurrió con las “preferentes y subordinadas”. “Lo que tiene que tener en mente el ahorrador que se plantea adquirir bonos convertibles es que no es un producto de renta fija sin más, indirectamente acaba siendo una inversión en Bolsa en toda regla.”

En definitiva, si por casualidad nos ofrecen una inversión en el banco,  lo mejor es asegurarse de que es realmente el plazo fijo de toda la vida aunque sea con un interés más bajo, (más que bajo, miserable) y no dejarnos tentar por un 7 o un 8% para llevarnos al final del plazo un disgusto. Y digo esto porque también en internet, por supuesto, leo en el blog un titular que dice: “Pérdidas de 30% para los convertibles del Santander” y en el artículo explica que los bonos convertibles que emitió el Banco de Santander en septiembre de 2007 han sufrido una rebaja: En el folleto de emisión se fijó como precio de canje 16€, pero las sucesivas ampliaciones de capital lo rebajaron a 12,96€ precio final del canje obligatorio. Para amortiguar esta pérdida la entidad fue permitiendo que se canjeasen los bonos convertibles antes de la fecha de vencimiento para mitigar las pérdidas. Pero añade: “El próximo 12 de octubre está prevista la entrada en el mercado de 200 millones de nuevas acciones procedentes de la conversión forzosa que permitirán a sus dueños en el scrip dividend de octubre. Los que se hayan resistido a canjear sus bonos por títulos en las ventanas anteriores se enfrentarían a unas pérdidas iniciales del 55% si se toma como referencia el valor esta mañana de sus títulos (5,77 euros)”. A continuación añade que si se cuentan las cantidades cobradas a través de los cupones, (los intereses que se van cobrando durante la vida del bono), la pérdida es más o menos de un 30%. Lo cual es, para el pequeño ahorrador una pérdida bastante considerable teniendo en cuenta que durante esos años ha tenido su dinero inmovilizado ya que no podía disponer de él.
Aunque parezca lo contrario, no escribo estas líneas para criticar ni para asustar, simplemente escribo esto porque al interesarme sobre este producto creo que es interesante avisar a los lectores de nuestra revista sobre el mismo.
Gloria

5 comentarios sobre “Preferentes, subordinadas… y ahora “Cocos”

  • el 25 de agosto, 2014 a las 20:23
    Permalink

    Excelente y muy bien explicado. Un abrazo. Alex

  • el 26 de agosto, 2014 a las 23:33
    Permalink

    Hola Gloria, esta información está muy bien sobre todo para aquellas personas que estén pensando invertir en bonos, también para los que quieran hacer otro tipo de imposición que “no se dejen engañar” y opten por el plazo fijo que a día de hoy es lo más seguro.
    Suerte para todos y gracias por abrirnos los ojos.
    Atentamente
    Guadalupe Aguilera.

  • el 27 de agosto, 2014 a las 16:33
    Permalink

    Gracias Gloria, está visto que vienen a por el pueblo, que no entiende esos términos ni lee la letra pequeña,- Debemos ir al banco con un familiar que nos ayude, porque a mi hija trataron de engañarla, son unos corruptos, menos mal que se pasó 2 dias leyendo y llegó a tiempo de romper el contrato.
    Me da igual que me metan en la carcel, fué el BANCO SANTANDER.
    para ti un bico.

    • el 27 de agosto, 2014 a las 21:16
      Permalink

      Hola Dolores. Cuando escribí esta información fue con la idea de que pudiera servir de advertencia a todos los que como yo, no tenemos ni idea.
      Me alegro mucho de que tu hija no cayera en la trampa. Porque eso es una trampa, da igual decir el nombre, ellos son los que tendrían que ir a la cárcel por engañar a ciudadanos que no saben nada de productos bancarios.
      Gloria.

  • el 29 de agosto, 2014 a las 19:43
    Permalink

    Por la cuenta que les tiene a los banqueros, después de la mala reputación que han conseguido -con mucho esfuerzo- por los productos claramente engañosos que nos metieron a los pequeños ahorradores, espero y deseo que no se vuelva a repetir por su parte aquellas fechorías.

Comentarios cerrados.