Vilaboa y Moaña: “los rincones más secretos”

recortada 1

La mayor parte de nosotros hicimos nuestra escapada a las playas de Vilaboa, Moaña o el  Lago Castiñeiras. Pero, como buena viajera, hay que volver varias veces para descubrir el rincón aquel que ni siquiera sabía que existía. Y eso hicimos Gloria y yo, con otro grupo de amigas : redescubrir lo que nos parecía que ya conocíamos.Entre salinas romanas, lagos y hórreos.

P5090076

Fuimos con la empresa familiar de “Senderos de Galicia”, que gestionan con tanto acierto el argentino Daniel y la gallega Mayte, una mezcla perfecta para un buen viaje.
Nuestro recorrido partía de Vilaboa, sus históricas salinas, uno de los hórreos más grandes de Galicia, el Lago Castiñeiras con las “mámoas” del “Chan de Santa Cruz”, la carretera por el bosque hasta la parroquia de Meira , y paseo por Moaña.

Todo ello con parada para comer en Meira y, de paso, conocer la peculiar capilla de “Samertolameu” y su leyenda de los cuernos del diablo. Historia o leyenda que les contaré más adelante.
Vilaboa : salinas y marismas.

P5090071Salimos de Vigo y cruzamos por debajo del puente de Rande hacia Vilaboa, por las carreteras donde están todos “los Cobres”, como llamo yo a estas parroquias que se asientan al lado de la Ria, desde Santa Cristina de Cobres, San Adrián de Cobres, la misma Vilaboa de Cobres, etc. Estamos en una zona donde se celebran los carnavales más antiguos y vistosos de Galicia. De todas salen las “madamas y galanes”, con sus coloridos trajes, cubiertos con todas las joyas de los vecinos, en otros tiempos, danzando incansablemente.

2012_10_26_IMG_2012_10_19_002543__museo_batalla_toma_forma_rande1

Foto enlace-https://www.google.es/search/

Van a pasar por San Adrián, Santa Cristina, etc,detengan el coche y visiten sus iglesias, hórreos, etc. Cuando estén por debajo de Rande, aminoren la velocidad y contemplen una de las parroquias más pequeñas y curiosas que hayan visto: el pueblecito  de Rande, metido en la Ria y con 3-4 casas alrededor. Toda una curiosidad con mucho encanto para ver y fotografiar. Algo que, según nos decía Mayte, llama la atención a quienes nos visitan. Les confieso que tampoco yo tenía claro dónde estaba la aldea de Rande, no tenia ninguna imagen para asociarlo. Era ese lugar que sabes que existe, te hablan de él siempre, cruzas mil veces el puente de Rande y sigues preguntándote, ¿pero dónde está el pueblecito? Y lo encontramos este dia porque Daniel nos lo indicó. Todo un hallazgo fascinante y escenario perfecto para empezar un relato literario. No se lo pierdan.

RECORTADA 2Llegamos a Vilaboa donde visitamos el muelle y un brazo de esta ria que parecía metamorfoseada en lago apacible y bellísimo. Luego a las “Salinas de Ulló”, que fueron otorgadas por Felipe IV a los Jesuítas de Pontevedra. Salinas que luego serán vendidas varias veces. Por suerte, en la actualidad se visitan sin problemas. Hay un estupendo paseo alrededor desde donde también gozamos de las marismas. Estas salinas tenían un “molino de mareas”, y diques para controlar esas mareas. Todo esto se puede ver perfectamente. Y para los amantes del camino, desde allí, siguiendo una ruta arbolada, se llega a Puentesampaio.
El hórreo más grande y bien cuidado.
Y en San Martín de  Vilaboa , saliendo por la carreterita que luego nos lleva a Pontevedra, descubrimos una espléndida iglesia, como todas las que hay en Galicia, y más arriba el espectacular hórreo de madera . Está perfectamente conservado y al lado de la Casa Rectoral. Suponemos que la iglesia es la propietaria del mismo.
P5100096Paramos a tomar un buen café en un mesón familiar,  y nos dirigimos al Lago Castiñeiras para ver de cerca las “mámoas.”
Lago  Castiñeiras y  la ” Mamoa” de  Chan de Santa Cruz.
Otro lugar donde todo gallego que se precie ha visitado, pero no así sus campos de mámoas. Ya saben que se trata de tumbas de la cultura Castreña. Vemos la de “Chan de Santa Cruz”, muy cerca de donde está el lago y los patitos. Sólo hay que ir por el camino que custodian, como soldados bien alineados, un buen número de árboles.
P5100121La palabra mámoa significa “mama” o pecho de la mujer. Y las denominaban así por su similitud con el seno materno. En la parte más amplia y central se enterraba el jefe y, ya en el pasillo de entrada, el resto de las gentes del poblado.

Meira : ¿cómo quitarse el miedo?, historia y leyenda.

Daniel conoce bien la zona y nos lleva, hasta Moaña, por una carretera rodeada de bosque. Realmente bonita y digna de cruzar sosegadamente. Llegamos así a la parroquia de Meira, (Moaña) donde ya les digo que está la capilla de San Bartolomé (Samertolameu es el topónimo), agarrando por los cuernos al diablo. Y Mayte nos cuenta la leyenda del lugar. Recordaba que en sus tiempos de niñez, las madres y demás gentes, solían ir hasta la capilla para quitarse el miedo mediante un ritual, que consistía en dar unas vueltas alrededor o por debajo del santo, mientras se recitaba una oración, o conxuro diría yo, que venia a decir algo así como “Samertolameu, leva o meu medo e dame o teu”. La fiesta del santo valiente se celebra a finales del mes de agosto en dicha capilla.

P5100139

 Moaña y los vestigios de Concepción Arenal o Méndez Núñez.

Comemos en la zona unos ricos pescaditos fritos de la ría, y continuamos a Moaña,  para dar un paseo .Mayte nos señala la que fue casa de veraneo de Concepción Arenal. Patrimonio que heredó, junto con sus hermanas y parientes. El trato era que cada una de ellas iría una vez cada año, para pasar el verano, excepto la soltera que podía ir siempre.
También contemplamos lo que fue el pazo del marqués Méndez Núñez, que ya sólo conserva la capilla. Preguntamos el motivo por el cuál el marqués no llegó a vender el pazo, antes de que se convirtiera en una ruina. Y según me cuentan, no lo podía vender porque entonces perdía el marquesado. En fin, era un asunto de propiedades.
P5100141Y seguimos caminando por el paseo marítimo de Moaña, desde el “Arenal do Can”, punto de referencia para ir playeando hasta Cangas, concretamente sales a la playa de “Rodeira”, después de dar un rodeo por la carretera, pues el paseo se interrumpe por fincas privadas.
Buen viaje y que el camino nos llene de sosiego y buenas energías. Espero que les sirva para volver a reedescubrir, como yo, esos rincones que me quedaban aún por ver en estos lugares tan cercanos a Vigo y que he visitado muchas veces.

Texto y fotos:   AG

4 comentarios sobre “Vilaboa y Moaña: “los rincones más secretos”

  • el 2 de junio, 2014 a las 12:39
    Permalink

    He de confesar que, por tu forma de expresarte, se nota que de verdad disfrutaste y contagias las ganas de hacer lo mismo que tú (empaparnos de nuestros tesoros).
    Yo tampoco estuve en el pueblo de Rande e iré a visitarlo.
    Gracias, Alejandra por tu aporte cultural.

  • el 2 de junio, 2014 a las 13:02
    Permalink

    Gracias a tí Ángeles. Te aseguro que son unos rincones preciosos, donde vas descubriendo toda la grandeza de Galicia, siempre mágica y literaria. Un abrazo. Alex

  • el 2 de junio, 2014 a las 19:35
    Permalink

    Magnifico reportaje.Se nota la mano profesional. Felicidades

  • el 4 de junio, 2014 a las 17:50
    Permalink

    Lo pasamos realmente bien. Gracias por escribir el reportaje que nos sirve para volver a vivir la excursión.Un abrazo. Tina

Comentarios cerrados.