Estrella desde la Residencia

Estrella desde la Residenciarella¡¡¡Hola a todos!!!
Supongo que todos bien y felices con estos días de verano anticipados. Como nos gusta el sol que nos da la vida y hace que nos sintamos más felices (eso al menos me pasa a mí). Un ratito de sol y me siento con más vitalidad y ganas de vivir, aunque yo soy bastante calurosa y cuando hace mucho calor hace que por la noche no duerma bien, me afecta bastante. Luego a la siesta pongo el ventilador a lo mínimo y como no vengan a despertarme, a la hora de la merienda, sigo hasta la noche.
Lo que me gusta más, es pasear por el jardín después de cenar, la verdad es que es delicioso, como cenamos temprano (a las ocho y media) me da tiempo a disfrutar de esa temperatura cálida y suave, es maravilloso. Cada día veo las manzanas, hay muchas, pero todavía pequeñas a las que estoy deseando hincar el diente, pero hay que esperar a que maduren y entonces sí. Este año no probamos las cerezas, pues alguna que salió se caía verde, así que ni una para probarlas. De todos modos, nos ponen unas de postre, pero no es igual, yo quería las del cerezo del jardín, pero bueno, a esperar a ver si para el año hay más suerte.
Hace unos días fui a casa de mi hija y quedé sorprendida al ver que quitaron los puentes elevados de la avenida Castelao en Coia. A mi parecer, queda mejor sin ellos, parece que hay más claridad y está todo más despejado. Como siempre, hay comentarios para todos los gustos: algunas personas dicen que lo echan de menos, mis nietas también lo comentaban, una que si iba por el puente con el perro para una mayor seguridad y mi nieta pequeña decía que cuando salía del colegio y venía a mi casa a comer, que lo cruzaba con los compañeros del cole y desde arriba tiraban papeles a los coches que pasaban ¡que gamberretes!. Mi hija decía que subía a el para ver los fuegos artificiales de las fiestas de Coia y que también iba a echar de menos los carteles con los anuncios de bodas y cumpleaños, en fin, que tenían muchas aplicaciones, que seguramente nadie se fijaba en ellas, pero que ahora las echan de menos. Yo no sé, pero subiría al puente unas 4 ó 5 veces, pues subir y bajar me cansaba bastante y no podía mirar para abajo pues me mareaba el pasar de los coches, así que no me compensaba.
Al fin, como pasa con todo, la gente se acostumbra y dentro de nada ni se acordarán.
Un abrazo muy fuerte para todos vosotros y gracias.

Fdo: Estrella Fernández Tarrío.

4 comentarios sobre “Estrella desde la Residencia

  • el 28 de junio, 2014 a las 10:55
    Permalink

    Hola Estrella. A mi me gusta más como quedó ahora, sin el puente. Es como si hubiera más espacio y más luz. Tal vez porque yo, como tú, las 2-3 veces que pasé por ese puente, me mareaba. Un beso grande y gracias por tus relatos. Alex

  • el 29 de junio, 2014 a las 8:43
    Permalink

    Hola Estrella, las personas somos gente de costumbres y nos cuesta cambiar de casa, de ciudad,de trabajo,pareja etc. Lo mismo le ha pasado a muchas personas con los puentes de Coya, que ha fuerza de mirarlos hasta le parecian útiles y bonitos.Para mí y como dice la canción me parecían una piedra en el camino.Animo a las personas a que no tengan miedo de los cambíos, porque lo peor de todo es permanecer inmovil.
    Te deseo todo lo mejor y sigue escribiendo
    Atentamente
    Guadalupe Aguilera.

  • el 29 de junio, 2014 a las 9:59
    Permalink

    Al fin un nuevo articulo tuyo, a ves si empiezas a meter la directa y podemos leerte mas…no me imagino a Coya sin esas pasarelas, estaban como ay en el paisaje tradicional aunque no se usasen, cosas de modas e intereses (ajenos, por supuesto) como el cumulo de rotondas o demás…
    Una de la buenas cosa de este tiempo es la legada de la fruta de verano y madura: cerezas, melones, sandias, melocotones, paraguayos, etc…y que dulces y sabrosos.
    Un fuerte abrazo y prodígate un poco mais.

  • el 29 de junio, 2014 a las 14:47
    Permalink

    Hola Estrella. Como tú dices las cosas se suelen echar de menos cuando ya no están. Pero no te preocupes, la gente se acostumbrará a no tener los puentes en la avenida. La comodidad de tener un semáforo y no tener que cruzar por encima de los coches hará que dentro de poco nadie se acuerde de esos puentes.
    Eso sí sigue escribiendo que a ti no tenemos que echarte de menos. Queremos tenerte con nosotros aunque sea a través de la revista. Saludos. Gloria.

Comentarios cerrados.