“Soy de Bronce”

La piedra

Me llamo Guadalupe Aguilera.

Las piedras que encuentro en mi camino, que dibujo y grabo, nos cuentan la historia del mundo, mitos y leyendas.

Espero que os guste.

Soy de Bronce

Me encontraron en Ellipi (Luristán) junto a otros objetos de extraordinaria belleza. Los expertos dicen que me fabricaron en la Edad de Bronce y es muy posible que me utilizaran como recipiente o vaso ritual. Las notas musicales que podéis ver dibujadas en la piedra me las gravó la autora de esta historia a modo de decoración. Mientras las dibujaba yo le conté la historia de mi tierra y de mi Rey.
(II milenio a. C). La tierra de donde procedo se había convertido en un lugar de trashumancia, era un lugar de paso para pastores y tribus nómadas que llegaban buscando una tierra mejor de pasto para su ganado. A Fars (Irán) llegaron los medos y los persas, que se entendían bien porque compartían una lengua en común: el ario. Se ayudaban e intercambiaban conocimientos, pero los medos decidieron separarse y se instalaron en las tierras del norte. Por aquel entonces no se hablaba de monarquía. Cada clan o tribu tenía un jefe que era nombrado por los ancianos del pueblo. Mientras los persas se dedicaban al pastoreo los medos se perfeccionaron en el arte de la guerra. Lo hicieron para defenderse de los asirios, que querían controlar su territorio por ser una tierra rica en madera, metales y caballos. Fue en 625-615 a.C cuando las tribus medos que vivían desunidas se unieron creando un ejército. Con la destrucción de Ninive pusieron fin al imperio asirio y se hicieron con las tierras del Tigris continuando su expansión. Después, los jefes de las tribus unificadas se proclamaron príncipes y construyeron un palacio para su Rey Kashtariti en Ecbatana, que era por donde pasaba la gran ruta comercial de Jorasán. Fue una época de gran esplendor y riqueza, donde tenían libertad para fabricar y moldear todo tipo de figuras y objetos de metal, bronce, hierro, plata, oro, etc, que después vendían sobre todo para ajuares funerarios (1).Corría el año 500 a.C y Astiages (rey de los medos) prefirió casar a su hija “Mandane” con “Cambises I” que era el hijo del rey persa de Anshan antes que casarla con algún noble medo (porque no confiaba en ellos).Cuando su hija quedó en cinta, Astiages soñó que su nieto le despojaría del trono y conquistaría Asia entera. Cuando el niño nació, ordenó a un pariente suyo; “Harpago” que lo asesinara. Pero este no fue capaz de hacerlo y se lo entregó a un boyero para que lo dejara morir al raso. Mitradates se apenó del niño y lo cuidó. Cuando “Ciro II” tenia 10 años, Astiages se entera de que su nieto está vivo, lo va a buscar y se lo entrega a sus padres. Ciro II se convierte en rey cuando hereda el trono persa de su padre en el año 559 a.C y se enfrenta a su abuelo Astiages (2). La victoria de Ciro supuso la unificación de medos, persas y elamitas que  lo proclamaron como único rey legítimo (1). Ciro II el Grande empuño la espada y batió a un reino tras otro en Oriente medio y Próximo. En apenas 30 años consiguió crear el imperio persa, donde el arte, la arquitectura y la orfebrería debían dar testimonio del poder real. Se dice de él que era un gran soldado. Soportó penalidades y afrontó riesgos. La camaradería con sus tropas era tan buena que Ciro II el Grande llegó a saberse de memoria el nombre de todos y cada uno de sus soldados. Les enseñó a montar y formó un ejercito de caballería. Sobre la muerte de Ciro II el Grande, los historiadores no se ponen de acuerdo. Pero Herodoto nos cuenta que murió en una batalla contra los Masagetas, ”cuya reina Tomiris juró vengarse de Ciro cuando éste apresó a su hijo, que una vez liberado se suicidó. La venganza se cumplió, y Tomiris mandó llenar un odre de sangre humana y buscar el cadáver de Ciro entre los persas muertos, y cuando lo encontró, introdujo su cabeza en el odre y, al tiempo que ultrajaba el cadáver, le decía: “Aunque estoy viva y te he vencido en combate, tú has causado mi ruina al capturar a mi hijo mediante una celada, pero yo tal como te prometí voy a saciarte de sangre”(2)
Los bronces de Ellipi constituyen la expresión cultural de una población surgida de la mezcla de cassitas y de arios y de una tradición al trabajo en metal, iniciada en II milenio a.C hasta el siglo VII a.C. (1)

Bibliografía:
(1) GONZÁLEZ C., MARTÍNEZ J., y MONTEROS. Historia y datos obtenidos de “Historia de la humanidad nº 5, Persas e Hititas”, Arlanza ediciones.
(2)  GONZALEZ CAMAÑO, OSCAR. “Historia y Vida  Nº 511, Persas”, Año 10/2010

Guadalupe Aguilera

 

Texto y foto:  Guadalupe Aguilera

 

9 comentarios sobre ““Soy de Bronce”

  • el 11 de mayo, 2014 a las 15:33
    Permalink

    Me encantan tus artículos en los que a través de tus piedras cuentas hechos que ocurrieron en la antigüedad. Espero que a los demás lectores les guste tanto como a mi.
    Gloria.

  • el 11 de mayo, 2014 a las 20:30
    Permalink

    Ingeniosa manera de contar la historia, partiendo de las piedras. Gracias por indicar las fuentes que siempre son fundamentales. Un abrazo. Alex

  • el 12 de mayo, 2014 a las 17:56
    Permalink

    Querida guadalupe me gusto mucho esta historia.Que abuelo tan malo.Quisiera saber si el abuelo murio en la batalla contra Ciro.

    • el 13 de mayo, 2014 a las 13:55
      Permalink

      Hola Mar, los príncipes de las tribus medas y buena parte de la nobleza estaban muy descontentos con la reforma a favor de una mayor centralización del reino y de la posición influyente que Astiages había otorgado a los magos, (que desarrollaron una “sabiduría secreta” . Cuando Astiages se da cuenta que los magos están a favor de su nieto Ciro los manda ejecutar. Esto contribuyó a que el pueblo entero, nobles y príncipes se sublevaran contra Astiages. Ciro no quería enfrentarse a su abuelo( porque a pesar de todo no le guardaba rencor) pero por el bien del país y a petición de los medos lo hizo. El ejercito de Astiages también se posicionó a favor de Ciro que no lo veían como un usurpador sino como al heredero legitimo al trono. Ciro podía haber matado a su abuelo pero no lo hizo. A cambio Astiages firmó los derechos de sucesión a favor de su nieto Ciro y paso el resto de sus días hasta su muerte retenido sin poder salir de su palacio.
      Me despido de ti dándote las gracias por leer mis historias y por los comentarios.
      Atentamente
      Guadalupe Aguilera.

  • el 12 de mayo, 2014 a las 22:42
    Permalink

    La piedra es preciosa, y aunque la historia me gustó y es interesante, me quedó la sensación de q tenías prisa por acabarla o como si estuviera cortada. No he reconocido tu forma de escribir, tantas fechas y datos, hace q parezca un libro de texto. Ignoro lo motivos pero si tienes censura te buscamos en tu blog.
    Un saludo

    • el 13 de mayo, 2014 a las 10:00
      Permalink

      Hola Tony, nunca he tenido censura por parte de nadie, y mucho menos de esta Revista Digital ” CSCOIA.ES”. Lo que ocurre es que se acordó no extender mucho la historia para no cansar al lector. Que quede claro que siempre me han dejado escribir con libertad y que nunca cortaron nada de mis historias. Prueba de ello son las historias publicadas por esta revista como: Santiago o Prisciliano; La serpiente de la Fertilidad; Lilith etc. que quizás hayan podido herir las creencias religiosas de alguna persona.
      Estoy de acuerdo contigo de que en esta historia “Soy de Bronce” se perdió un poco la” narrativa de cuento” para dar paso a fechas y datos que ocurrieron en la historia.
      Gracias por leer mis historias y por el comentario. Porque de vosotros aprendo.
      Atentamente
      Guadalupe Aguilera.

  • el 17 de mayo, 2014 a las 19:51
    Permalink

    La piedra está super bonita y la historia aunque un pelín corta… (como dice Tony), muy interesante. Sigue así! Saludos

  • el 18 de mayo, 2014 a las 16:15
    Permalink

    Hola lupe, una vez mas nos sorprendes contandonos esta preciosa historia, la piedra me parece preciosa y el detalle de la nota musical me encanta,ademas de hacerme pasear aunque sea por un momento en mi imaginacion, por esas tierras de pastores, tribus, y nomadas , (que malvado el abuelo eh….) un beso

  • el 24 de mayo, 2014 a las 13:18
    Permalink

    Una historia muy interesante. Y la piedra, preciosa. Enhorabuena! Que vengan muchas más!

    Dani (Oviedo).

Comentarios cerrados.