Entrevista a la coleccionista de campanas

Campanillas1Esther es una  usuaria del Centrosociocomunitario de Coia-Vigo, que tiene una afición realmente curiosa y bonita: le gusta coleccionar campanas. Más de 200 adornan la vitrina de su casa. Nos invitó a verlas y tocarlas. Así que Paco y yo, fuimos a visitar a Esther para  ver su original tesoro. Y, la verdad, les aseguro que fue un verdadero y gozoso descubrimiento. A  través de las fotos que hizo Paco, les queremos mostrar esta bella colección de campanas y sus historias :

¿Cuántas campanas forman tu colección?. Cuál es la más grande y la más pequeña?

Exactamente no lo sé, hace tiempo que no las cuento, cuando empiezo me pierdo… algo más de 200. La campana más grande, como campana, tiene forma de mujer, es de cerámica de Talavera y mide 27 cm. de alto por 43 cm. de circunferencia. Pero tengo otra que ocupa más, tiene un elefante como soporte de la campana. Y la más pequeña mide 2,2 cm.

Campanillas2¿Cómo surgió esta afición tan bonita de coleccionar campanas?

Pues no lo sé, pienso que en el colegio. Cuando celebrábamos la fiesta de la Inmaculada Concepción, (8 de diciembre), uno de los actos consistía en recorrer todo el colegio tocando campanillas y cantando una canción en honor a la Virgen; yo entonces no tenía ninguna campana y me las prestaban.

¿Cuál es la más rara que tienes? ¿Y la que más te gusta?
Es difícil contestar, las tengo de cristal normal, de cristal de Bohemia, de Murano , Capo Di Monti, de bronce, etc. También de muy variadas cerámicas como clusone, mezcladas con diversos metales… Quizás una de cerámica que compré en Praga. Está como entretejida haciendo calados; suena  poco, pero es más bien decorativa.

Campanillas3Me gustan todas, pero si tengo que ceñirme a tu pregunta, te diré que tengo una de cerámica de Toledo más bien pequeña (la primera que me regalaron), corrientita, que se ha caído alguna vez y no ha ido a la basura .La pegué y la conservo junto con las demás. también la de cristal tallado que termina con una lira, la quiero por lo bonita que es y quizás porque fue una de las que me di el gusto de comprar con mi propio dinero. Recuerdo que valía bastante, pero quizás hoy sea una pieza única.

Campanilla4¿Es cierto eso de que ninguna campana suena igual?

Es cierto. El sonido depende de los materiales, el tamaño, la forma , sobre todo, del material con el que se hayan confeccionado.

¿Nos cuentas la historia de alguna de estas campanas?
Todas tienen su historia, me las han ido regalando amigos, parientes etc. que se acordaban de mí en sus viajes tanto en España como en el extranjero; así que sería muy largo de contar. Pero tengo una que me trajo mi hermano de Inglaterra, y según le contaron podía haber pertenecido a una familia de aquellas que llamaban al servicio con una campanilla.

Campanillas5¿Conoces a otras usuarias del centro social que compartan esta afición tuya?
Pues no. Pero si hay alguien podemos  quedar para hablar de nuestras campanas.

Aquí le hago una pequeña aclaración a Esther, porque yo sí conozco a una usuaria que tiene, incluso, una campana igual que la que llevaba el mítico Titanic

¿Cómo haces para seguir incrementando la colección con novedades y rarezas?

Últimamente ya no les presto tanta atención, no tengo espacio para guardarlas, sólo compro las que veo muy diferentes a las que tengo. Pero las que me regalan son bienvenidas.

¿ En qué momentos de tu vida has tocado alguna de esas campanas para mostrar alegría, tristeza o , simplemente, por el placer de escucharlas.?

Cuando vienen niños a casa y les dejo alguna  que no se rompa.. Disfruto viendo lo bien que ellos lo pasan, a todos les hace mucha ilusión. Para sonido bonito tengo unas tibetanas que suenan con el badajo normal o como gong. También un cuenco tibetano con un sonido especial, de los que son usados para la oración y meditación que  se les llama “de la salud”. Hay que hacerlo sonar con una madera aparte.

Campanillas6¿ A quién le harías sonar la campana más estridente para que rectificase?

A ésos, que son capaces de promover guerras, solamente por el negocio de deshacerse del arsenal donde tienen acumuladas las armas.

¿Por quiénes crees que “suenan ahora las campanas”, como en el libro de Heminway?

Por el mundo marginado, por el hambre, la injusticia, la drogadicción…

Damos las gracias a Esther por concedernos su tiempo para ver las campanas y responder a las preguntas que le hicimos. Les confieso que me entusiasmaron todas las campanas que ví en su vitrina. Pero tal vez, las  tibetanas y las de cristal son especiales para mí.

Texto: Alex

Fotos: Paco Dominguez

7 comentarios sobre “Entrevista a la coleccionista de campanas

  • el 21 de mayo, 2014 a las 9:56
    Permalink

    Son previosas y un jobi muy bonito

  • el 21 de mayo, 2014 a las 10:28
    Permalink

    Son unas campanas muy bonitas, y me pasaría el día mirándolas. Tengo una compañera de trabajo que colecciona dedales. La verdad es que cuando los veo quedo fascinada por sus dibujos y coloridos. Enhorabuena a Esther por coleccionarlas, a Alex por el reportaje, y a Paco por las fotografías que sin ellas no hubiéramos podido contemplar estas maravillosas campanas.
    Atentamente
    Guadalupe Aguilera.

  • el 21 de mayo, 2014 a las 11:07
    Permalink

    Gracias Esther por la entrevista y recibirnos en tu casa para compartir ,con todo el mundo, una afición realmente bonita. Las campanas son preciosas y, te confieso, que ha sido una de las entrevistas que con más gusto he realizado. Un abrazo. Alex

  • el 22 de mayo, 2014 a las 12:32
    Permalink

    Me encantan las campanas de Esther, a la que conozco personalmente.
    Tengo que decir, que una amiga mía tiene más de 100 de esas campanas, y yo más modesta, sobre 50.
    UNA AFICIÓN MUY BONITA. SIGUE ASÍ ESTHER Y ENHORABUENA.

  • el 26 de mayo, 2014 a las 15:26
    Permalink

    Tienes una colección impresionante!!

  • el 26 de mayo, 2014 a las 21:53
    Permalink

    Tia Esther, siempre que vemos una campana nos acordamos de tí. Tu sobrina nieta Noa le encantan y sabes que es una de las que le encantan tocar las campanas cuando va a tu casa.
    Tendremos que comprarte mas vitrinas para las próximas campanas.

  • el 3 de junio, 2014 a las 17:57
    Permalink

    Muy chulo, si señor. Ahora me da más rabia de no haberte comprado una campana en los templos de Chiang Mai(Tailandia) y todo por pensar que más adelante encontraría esas mismas campanas y en sitios menos turísticos.
    Se nota que el artículo se ha hecho con cariño e interés, me ha gustado un montón y se lo he enseñado a todos mis compis.

    Un besazo. Tu sobrino desde Madrid.

Comentarios cerrados.