“Ni la muerte los separó”

guadalupe

Me llamo Guadalupe Aguilera.

Las piedras que encuentro en mi camino, que dibujo y grabo, nos cuentan la historia del mundo, mitos y leyendas.
Espero que os guste.

Corría el año 2007, eran las ocho de la mañana y acababa de levantarme, recuerdo que la temperatura había bajado por lo que decidí abrigarme con una bata, até el cinto a mi cintura y me dirigí hacia la ventana, a través del cristal mire al cielo y unos enormes nubarrones me decían que no tardaría mucho en caer un buen chaparrón. Giré sobre mis talones y cogí del revistero un periódico que había comprado unos días antes y que por falta de tiempo no había podido leer. Mientras se calentaba el café fui pasando las páginas del periódico hasta que de pronto vi una fotografía que me impresionó, la noticia decía así: “Una pareja de esqueletos humanos ha permanecido abrazada uno frente al otro con sus brazos y piernas también superpuestas a manera de abrazo, desde hace 6.000 años. La sepultura ha sido descubierta por un equipo de arqueólogos cerca de Mantova, en el norte de Italia. Elena Menotti que dirigió el equipo de excavación ha afirmado que expresan un sentimiento, una carga emotiva y una ternura de difícil interpretación, que los dos esqueletos corresponden a un hombre y una mujer muy jóvenes porque sus dientes estaban intactos y sin desgastar.

La PiedraLos esqueletos serán recuperados (sin separarlos) y luego serán expuestos en el Museo Arqueológico Nacional de Mantova. Los descubridores los han bautizado con el nombre de “los amantes de Valardo”.
Recuerdo que faltaban pocos días para la celebración de San Valentín (el día de los enamorados) entonces quise buscar entre mis piedras la información sobre esta historia de amor, y una de ellas me contó que el filósofo Ronsseau opinaba que el ser humano se junta con otros o busca pareja no por utilidad, sino porque sin el otro nos sentimos mutilados. Esto tiene una explicación y para ello tendremos que remontarnos a nuestros orígenes.
Según Platón en los primeros tiempos de la humanidad Dios creó a un ser a su imagen y semejanza; hombre y mujer formaban un solo ser, un solo cuerpo con dos sexos, y con una mente masculina y femenina por lo que su inteligencia, fuerza y vigor eran extraordinarios. Pero como también eran orgullosos quisieron prescindir de los dioses y se sublevaron. Cuando perdieron la batalla los dioses deliberaron que hacer con los andróginos, pues este era el nombre que teníamos cuando formábamos un solo ser. Entonces Zeus dijo: “la obra es buena, es una pena aniquilarlos, propongo debilitar sus fuerzas y su mente para que no vuelva a ocurrir y no pretendan rozar lo divino, seccionaré en dos a cada uno de ellos”.
Cada uno de nosotros es pues la mitad complementaria del otro y desde entonces andamos por ahí como círculos incompletos como una “c” buscando nuestra mitad. Como dice el refrán: “Nuestra media naranja que nos permita cerrar el circulo para sentirnos completos”. Esto es muy difícil de encontrar en medio de tantos miles y millares de personas. Podemos tener suerte y encontrar alguna pieza que se adapte y podemos ir funcionando, pero nuestra  pieza original que es la que nos llena al 100% solo muy pocos humanos la han encontrado, y cuando esto ocurre los dioses nos hacen pagar un alto precio porque ese amor próximo a lo divino, desmesurado, absoluto y perfecto solo está reservado para los dioses.
Todos los grandes amores que encontraron su otra mitad han tenido un trágico final, se dice que en algunas noches de luna llena, los ríos de Cornualles se desbordan aún con las lágrimas de Isolda. Todavía puede verse gravada, en los viejos muros del castillo de Bretaña, la imagen de Tristán muriendo en plena desesperación y la de Isolda derrumbándose sobre el cuerpo de su amado.
En Francia, el antiguo convento de Argenteuil resuena las suplicas de Heloísa llamando a la muerte a los pies del ataúd de Abelardo. Otras historias como los amantes de Teruel, Romeo y Julieta, y otra pareja que se encontró abrazada desde hace más de 2.000 años antes del nacimiento de Jesús en Santa Fe (Argentina) dan prueba de ello.
Cuando vi la fotografía y leí la noticia del descubrimiento de una sepultura con dos jóvenes abrazados que data del Neolítico en Mantua (Lombardía, norte de Italia) enseguida los identifiqué como los verdaderos protagonistas de la historia de amor de Romeo y Julieta, y aunque Shakespeare fue el responsable de inmortalizarla cuando la publicó en 1597, no fue su autor.
Esta historia de amor ya era conocida en Italia desde los tiempos de la edad de piedra. El primero en escribirla fue Matteo Bandello en 1485, lo hizo a modo de cuento y la tituló ”Los amantes de Verona”. Matteo Bandello conocía muy bien Verona, que es donde comienza la historia de Romeo y Julieta, luego vivió en Mantua y Lombardía (donde se encontró el sepulcro). A Matteo Bandello le gustaba escribir y recopilaba en cuentos las historias de romances trágicos que se remontaban a la antigüedad. Aunque pertenecía a la orden dominica llevó una vida mundana, filofrancés en la batalla de Pavía en la que Lombardía pasó al emperador. Tuvo que huir de Italia y refugiarse en Francia después de que le quemaran su casa de Milán y le confiscaran todos sus bienes. En Francia  se codeó con personas de alta élite, el rey Enrique II lo protegió y le consiguió el obispado de la ciudad francesa de Agen. Es en Francia donde le presentan al conde Luigi Da Porto de Vicenza que se interesa por este cuento “los amantes de Verona” y se lo deja leer. El conde escribe una historia sobre este cuento y la publica en 1530 con el título de” Historia actualizada de dos nobles amantes”.
En 1563 el poeta ingles Arthur Booke toma elementos de ambas obras con el objeto de ampliar la historia y la lleva a Inglaterra. Cuando esta historia de amor llega a las manos de Shakespeare en 1595 este crea nuevos personajes como Mercurio y Paris y la titula “Romeo y Julieta”.
Shakespeare es acusado de plagio y no lo desmiente, lo confirma cuando se defiende con altivez: ”He rescatado las ideas interesantes de unas obras bastante mediocres y las he mejorado”.
Y aquí se acaba la historia con un final feliz: El descubrimiento de la sepultura de Romeo y Julieta que demuestra que detrás de toda historia, de mitos y leyendas siempre se esconde una verdad.

GuadalupeAutora del Texto y Fotos:

Guadalupe Aguilera

6 comentarios sobre ““Ni la muerte los separó”

  • el 2 de febrero, 2014 a las 20:01
    Permalink

    Maravillosa Historia…. lo que parece verdadero amor, un amor bilateral, no existe por mucho tiempo, los Dioses o quien sea…. no lo soportan y lo truncan para que termine de una forma o de otra, o se vuelva unilateral..! Enhorabuena de nuevo.S@LU2

  • el 2 de febrero, 2014 a las 20:05
    Permalink

    Siempre es apasionante leerte, más cuando en la historia que cuentas siempre se puede encontrar algún dato nuevo con el que disfrutar conociéndolo.

  • el 3 de febrero, 2014 a las 20:53
    Permalink

    Qué bonito viaje a través de las historias de diferentes amantes de otras épocas. Como tú dices detrás de las leyendas hay un origen. Después, la imaginación de los que cuenten las historias, les añadirá sus propios elementos. Unos nos gustan más o menos, depende de quien las cuente y así estas historias pueden repetirse en diferentes culturas, ambientes y épocas. El mejor ejemplo el que expusiste tú en tu artículo.
    Gloria.

  • el 3 de febrero, 2014 a las 21:39
    Permalink

    Preciosa historia,que pena que termine con un final tan tragico.Enhorabuena me ha gustado mucho.Un saludo ,

  • el 3 de febrero, 2014 a las 23:05
    Permalink

    A veces el destino es cruel, pero seguramente que el tiempo que pasaron juntos no ha sido en vano. Pues si es amor verdadero, seguirán unidos en el más allá!
    Una historia peciosa, muchas gracias.
    Por cierto bonita piedra

  • el 12 de febrero, 2014 a las 15:28
    Permalink

    Me parecen unas istorias muí interesantes

Comentarios cerrados.