Celebrando los 90 años con uno de los alumnos del taller de “Grandes Lectores”

Álvaro, miembro del taller de Grandes Lectores en el Centrosociocomunitario del Calvario, cumplía 90 años el martes 17 de Diciembre de 2.013.

Álvaro es uno de mis alumnos habituales del taller año tras año. Hombre entrañable y muy CON LASSSSSSSSSVELASactivo en las lecturas y comentarios de las mismas. Tan querido en el grupo, que este día tan especial para él, porque además celebraba sus 50 años de casado y que tiene ya una biznieta, nos invitaba a todo el grupo para que apagásemos las  velas de su tarta con él. Y no faltamos ni uno, incluida la directora de este centro, Carmen.

Paula, coordinadora del Programa 3.0 de la Obra Social de la Fundación “La Caixa”, que patrocina estos talleres, no pudo asistir por temas de trabajo, aunque le transmitía su felicitación.

Un joven de 90 años que ama los libros, y sobre todo la poesía de Rosalia de Castro.

Cuando apagamos las velas junto con Álvaro, fue un  momento entrañable. Este aventajado alumno del taller  no falta nunca, le gusta  leer, comentar esas lecturas y, sobre todo, participa en todas las actividades que programa el grupo. El mismo nos comentaba que lo que más le impresionaba de todos los avances del siglo, fueron las nuevas tecnologías.

PC170099

Al día siguiente, miércoles, Álvaro recibía el homenaje de todos los usuarios del centro sociocomunitario del Calvario. Cuando subió al escenario él mismo se presentaba de la siguiente manera:

Me llamo Álvaro Garrido Pérez y tengo 90 años. Nací un 17 de Diciembre de 1923 en Aceo, en Ponte Caldelas- Pontevedra”.

“En mi vida he trabajado mucho y de todo, de hostelero, sobre todo, porque siempre mantuve un pequeño bar y tienda de ultramarinos en Pontevedra. Luego fui inmigrante en Francia, 5 años, donde trabajé como albañil, ferrero, etc. Luego estuve en Barcelona otros tantos años y, ya después de jubilarme, nos instalamos en Vigo mi mujer y yo”.

“Tuve una vida muy activa laboralmente, buenos y malos momentos. Pero recuerdo lo mejor, como las fiestas a las que iba cuando estaba soltero,  el día de mi boda o el nacimiento de mis hijos y ahora mi primera biznieta.”

“En cuanto a mis recuerdos de las navidades de antes y los Reyes Magos,  recuerdo que se celebraban en familia y en Nochebuena comíamos el bacalao con coliflor. Y los Reyes nos traían ropa porque los juguetes ya los hacíamos nosotros”.

PC170070 - copia

“Actualmente sigo feliz y en activo, por eso no me pierdo los talleres de lectores, por ejemplo, y mis visitas habituales al Centro Social para hacer cosas y seguir conociendo nuevas gentes. Como fui inmigrante a mi me parece muy bien que vengan gentes aquí, para trabajar honradamente. Soy solidario como lo fueron conmigo en su momento. Y este año lo que le pido a los Reyes es que me sigan trayendo prórrogas y continué otros años más aquí en este mundo. Muchas gracias y felices fiestas”.

 “Hay que ser solidario con el que viene de fuera”

PC170082

 

 

 

 

 

 

 

 

Al terminar el acto le hicimos la siguiente entrevista a mi querido Älvaro, para que aprendamos todos lo mucho que sabe, lo buena persona que es y, sobre todo, el haber sabido adaptarse y aprender mucho de cada momento que le tocó  vivir.

Nos habla de la necesidad de ser solidarios, de apoyar a la gente que viene a trabajar honradamente, de la libertad de poder vivir en pareja: “Yo estuve -nos dice- 5 años trabajando en Francia, en distintos oficios, y me trataron muy bien. Por eso creo que es bueno recibir inmigrantes y tratarlos bien. Yo también lo fui. Después pasé 13 años en Barcelona”.

PC170095

Y cuando se jubila sigue trabajando como vigilante de seguridad en las Ramblas de Barcelona. Después estuvo de recepcionista en un hotel y así muchos etc.

Álvaro siempre regentó un pequeño bar y tienda de ultramarinos, de su familia, en la plaza de la Herreria de Pontevedra. Se llamaba “Bar Estrella”.  Y viene a Vigo, ya jubilado, con su mujer para quedarse definitivamente en nuestra ciudad.

“Vinimos buscando un piso con mejor precio y lo encontramos en Vigo. Nos instalamos y seguimos aquí la vida, mi mujer y yo. Entonces empecé a ir a cursos a los centros sociales, primero a Rivera Atienza, el Calvario y Pi y Margall. Mi mujer y mi cuñada iban a manualidades al centro de Coia. A  mí ya no me quedaba tiempo para ir también alli”

La mili y los primeros años de adolescente.

“Me libré de la mili  -continúa- por las prórrogas porque estaba haciendo bachiller. Si no  me hubiera tocado al África. La hice más tarde, ya terminados los estudios, en Pontevedra. Pero aún así me fastidió un poco hacerla. No fui a la guerra porque soy de la quinta del 44”.

“El mejor momento de mi vida fue cuando estaba soltero e iba a los bailes y fiestas. Luego también el dia de mi boda y cuando nacieron los hijos, y ahora mi primera biznieta.”.

Opiniones de un veterano de la vida.

PC170081

“Soy un abuelo muy actual. He dado muchos biberones a mis nietos, los he llevado y recogido del cole. Tengo 2 hijos, 4 nietos y 1 biznieta”.

“Me jubilé a los 65 años, aunque luego hacia algunos trabajitos y me sentía muy bien, como ahora. Lo que  más me duele del momento actual es que la gente joven no tenga trabajo. “

“Los cambios son buenos. Las nuevas tecnologías me han gustado mucho. También es bueno que vengan gentes de otros lugares, pero con trabajo, y que se las trate solidariamente. Me ha servido mucho el haber viajado fuera y dentro de España para hacerme más tolerante y comprensivo”.

“Mi mujer tiene ya su ordenador  e Internet . Yo sé ponerlo en marcha y todo, pero no me queda tiempo para seguir con los cursos de ordenadores. Recuerdo que en mi vida la primera televisión que ví fue en Portugal, que llegó antes  que a España.  Recuerdo que me gustó mucho. Y también que mi película preferida, siempre es “Lo que el viento se llevó” Y aquí Maruchi, con 80 años, la inteligente voluntaria y coordinadora del taller de lectura actual,  le apunta a Álvaro que ella recuerda como en Vigo se hacían excursiones, desde las parroquias, para ir al cine Fraga a ver esta grandiosa película.

PC170075

Álvaro sigue recordando, sin nostálgias,  sus navidades de niño y nos dice que ahora las pasará con toda su familia. Que le pedirá a los Reyes Magos más prórrogas para continuar otros años más por aquí, con la gente que quiere. Vuelve a sonreír y nos recita uno de los poemas de Rosalia de Castro, su poeta favorita.

PC170087

Muchas gracias Álvaro por venir cada año al taller de lectores y seguir aportado toda tu gran humanidad y conocimientos al grupo.  Nos vemos en el 2014, en el taller de grandes lectores.

Felices fiestas.

Fotos y texto : A.Garrido