Fiestas de Halloween y Samhain

Halloween
Estas fiestas que nos parecen de origen norteamericano en realidad proceden de los Celtas. Los Celtas llegaron a Europa alrededor del siglo 1.200 a. C. y ocuparon, Irlanda, Gran Bretaña, Alemania, Italia y España entre otros muchos países europeos. El norte de Portugal y Galicia, quizá su estancia fuera más prolongada y por ello nos dejaran con ello su cultura, esto lo podemos ver en lo que con mucho esfuerzo se va encontrando, sus medios de vida que tenían como utensilios de trabajo, su artesanía, cerámica, sus costumbres y otras muchas muestras de su vida, sin olvidar los numerosos castros existentes  y los miles que habremos destruido. La verdad que en el mundo en general y en España en particular  hemos cuidado poquísimo, por no decir nada, los medios de vida que tenían, utensilios de trabajo, de caza, de cocina, no solo ellos sino también los romanos y otros. De hecho siempre nos hemos considerado Celtas, desde los famosos antiguos cigarrillos, hasta el  Real Club Celta de Fútbol.Halloween.2
Por otra parte según otros datos la fecha de la llegada de los Celtas es de 300 a.C., pero esto de las fechas en lo de menos, vamos a ver el tema del enunciado.
El gobierno de los celtas controlado por monjes paganos llamados Druidas, celebraban cada 31 de octubre la noche de Samhain, que era para ellos el festival de la muerte y que actualmente es celebrado por los satanistas. Los monjes Druidas iban por las casas en esa fecha pidiendo alimentos para su consumo y para ofrecerlos en el festival de la muerte, si no les daban lo que ellos querían maldecían al hogar y a sus habitantes con alguna muerte próxima a alguno de ellos.
Los monjes Druidas llevaban un gran nabo, esculpían un rostro satánico y en su interior vacío ponían una vela. En el siglos XVIII como quiera que los norteamericanos no tenían nabos los sustituyeron por Las Calabazas, como se sigue haciendo hoy en día entre nosotros.
El emperador Constantino, obligo a todos sus súbditos a convertirse al cristianismo, aunque  no se abolieron algunos ritos paganos como este que en aquellos tiempos se llamaba Samhain.
La Iglesia se vio en la imposibilidad de prohibir las fiestas paganas por lo que después de varios nombres, quedó como Halloween y en el siglo lX el papa puso el día 1º de noviembre como el día de Todos los Santos. La gente no dejó sus ritos paganos, por ese motivo se siguió con esta fiesta, del mundo de los vivos y el reino de los muertos.
Para la Iglesia esta fiesta sigue considerándose como una adoración a Satanás, y que al único al que  se puede adorar es a Jesús hijo de Dios. También se celebra como Fin de Verano, Noche de Brujas o Noche de Difuntos. Hay quien piensa que esa noche vienen los espíritus a visitar a sus familiares y por supuesto creencias de todo tipo, y todas muy respetables.
A partir de finales de 1920 en Estados Unidos y Canadá se empezaron a celebrar masivamente y ya en los años 1970, se extendiendo en el continente hispano-americano y en otros países. Estas fiestas de los Celtas que nosotros teníamos olvidadas, han sido rescatadas por los norteamericanos a las cuales nos hemos incorporado. Los pequeños en los colegios se disfrazan, pintan las caras, llevan las mazorcas de maíz, castañas y calabazas a las cuales les hacen unos cortes como una cara y se lo pasan fenomenal.
Hay  Villas en Galicia que hacen unas vistosas fiestas las cuales son invadidas por Vampiros, Dráculas y Meigas, además de calaveras, guadañas, lápidas, pelucas, todo es válido para convertir la noche en divertida y terrorífica. Tampoco pueden faltar las castañas, los huesos de palo santo y por supuesto unos buenos tintorros.
El día 1º celebramos Todos los Santos y el siguiente Día de Difuntos, en los que recordamos a nuestros seres queridos fallecidos.

Texto y fotos: Félix Antón.