Estrella desde la Residencia

otoñoQueridos amigos, espero que todos estéis bien gozando de este veranillo de San Martín, que hay que disfrutarlo a tope,  puesto que aun no comenzó el invierno y ya sabemos lo que nos espera, lluvia y frio, como es normal.
Todos estos días, paseando por el jardín veo caer las hojas de los arboles, que poco a poco van quedando desnudos, y recuerdo un verso (creo que de Espronceda) que dice asi…

hojas del árbol caídas
juguetes del viento son
las ilusiones perdidas … ayyy…
son hojas desprendidas del árbol del corazón.

Es verdad, cuantas ilusiones van cayendo a lo largo de nuestra vida, cuando niños, soñamos con ser él o la protagonista de esos cuentos de hadas, principes y princesas, cuando dejamos eso atrás, otras ilusiones nos hacen felices, un amor, un noviazgo feliz y un matrimonio, que nos hace sentir bien hasta que llegan las complicaciones y con ellas quizás las desavenencias. Es muy complicado acoplar a dos personas distintas con su propia personalidad, es cierto, que el amor en ocasiones puede limar esas diferencias, pero la ilusión se va perdiendo al ver la realidad de la vida. Eso no quiere decir que no seas feliz, pero poco a poco vas dejando en el camino de la vida esas ilusiones, que cual hojas secas y amarillas van cayendo (como dice el poema) de tu corazón.
Por aquí pocas novedades, todo sigue igual, tranquilo y apacible, con nuestros bingos y partidas de cartas o parchis, también la pizarra en la que jugamos a recordar cosas, como nombres de ríos o simplemente apellidos, es muy entretenido, y viene muy bien para agilizar la mente.
Ya Jaime me trajo los libretos de varias obras de teatro, así que las estoy leyendo para ver si alguna sirve para aquí, vino Carmen y él a traérmelas, Nos pasamos una tarde estupenda, recordando viejos tiempos y con su agradable compañía.
Sin mas, un abrazo de esta amiga.

Estrella4

 

Estrella

5 comentarios sobre “Estrella desde la Residencia

  • el 17 de noviembre, 2013 a las 12:39
    Permalink

    Hola mi querida amiga. Me gusta mucho, como siempre, tus artículos, llenos de serenidad y ternura. Hoy nos hablas de hojas caídas y felicidades. Yo creo que la felicidad consiste en esos instantes en los que todo es perfecto y nos llena el alma de alegría. Mi momento de máxima felicidad es cuando estaba tumbada en la hamaca de mi abuelo, en el comedor de la casa. Mi abuelo en el sofá dormitando, la estufa llena de leña, la abuela escuchando “los discos dedicados” de “Radio Socuéllamos”, mientras cosia en silencio y nos miraba para cerciorarse que nada perturbase el sueño. El gato sobre el regazo y la sensación de que mis maravillosos abuelos estaban ahí para siempre. Nunca en mi vida tuve un momento de felicidad tan perfecto como esta escena de la siesta en el comedor de los abuelos. Un beso. ALex

  • el 17 de noviembre, 2013 a las 18:45
    Permalink

    Hola Estrella: Me encantan tus artículos. En este nos hablas de las dificultades que salen cuando hay que compartir la vida con otra persona. Sí, es cierto, pero yo creo que las dos personas tienen que poner de su parte, unas veces cede uno y otras otro.
    Lo que dices de que al principio el amor lima asperezas es cierto, pero yo creo que a pesar de que las ilusiones del principio se pierden por el camino, al final queda una compenetración y un sentimiento de compañerismo y amistad que es lo que ayuda a las parejas a llegar hasta el final. Lo cual es muy bonito y una buena compañía ayuda mucho a que las personas lleven bien su convivencia, que de eso se trata.
    Tú, como yo, ya no tenemos esa compañía, pero estoy segura de que los recuerdos que conservamos nos ayudan a mantenernos animadas. Y a pesar de que no te conozco personalmente, te leo siempre y veo tu buen ánimo y tus ganas de seguir adelante.
    Saludos y sigue así. Gloria.

  • el 17 de noviembre, 2013 a las 23:06
    Permalink

    Hola Estrella a mi padre le encantaba leer a Espronceda, cuando leí el verso me acordé mucho de él, siempre que podía me leía algunos versos y luego me preguntaba que me habían parecido. Admiro a Espronceda y a todas las personas que por su sensibilidad y a través de sus palabras llegan hasta el corazón desnudando verdades y desgarrando el alma.
    Muchas felicidades por tus artículos.

  • el 17 de noviembre, 2013 a las 23:22
    Permalink

    Buen recordatorio, tanto literario como de la época; la mejor época del año, llena de añoranzas, de miles de colores en los bosques…prodígate un poco mas, es buenos para ti y para tus lectores, nosotros. Por cierto, el ver esta temporada del año a través de los amplios ventanales y con buena calefacción (antes la chimenea) es una delicia.
    Un abrazo.

  • el 18 de noviembre, 2013 a las 19:08
    Permalink

    Estrella, cuantas vivencias lindas nos cuentas, que detalles pequeñitos, pero humanos, todo lo que escribiste y por cierto (leí las opiniones) están llenas de amor, sencillez, pos te digo que me incluyo en tus relatos, como la vida misma.
    Cuidado con la gripe, ánimo y que aparezca esa obra de teatro, besitos.
    Dolores

Comentarios cerrados.