¡¡¡Qué gran invento es el móvil!!!

Movil2

 

Tengo que confesar que cuando allá a principios de los años 90, época en la que se empezó a popularizar el móvil, yo no le veía utilidad. Es más, me parecía de fantoches ir hablando por la calle. A veces, cuando veía a alguien hablando y gesticulando a la vez o comentándose cosas por la calle, en el café o en la playa, (recuerdo una vez en que estaba en la playa de la Barceloneta y una chica estaba dando una receta de cocina por teléfono, yo me dije para mí que estaba como un choto), lo criticaba y me parecía una estupidez, además creía que “eso de estar tranquilamente en un sitio y que te llamaran por teléfono, era un puro incordio”.

MovilEn fin, que era muy reacia a dicho aparato. Todo el mundo lo tenía menos yo, que me mantenía firme en decirle a todo el mundo que si llamaban a casa y no estaba, dejasen el mensaje en el contestador. Algo a lo que mucha gente es o era reacia y no hacían, diciéndome cuando me localizaban. “Llamé hace días, pero no estabas.” A lo que yo invariablemente contestaba. “Con que digas tu/su nombre y que te/le llame me pongo en contacto contigo/con Vd.”

Total, que la que salía perdiendo era yo. Ell@s “R que R” incapaces de dejar un recado en el contestador y yo no quería que me molestaran en los sitios a los que iba porque entre otras cosas, cuando estaba en el cine o en otro sitio cualquiera y oía un móvil y que para más inri el dueñ@  contestaba y molestaba a los otros espectadores, renegaba. (Bueno, eso lo sigo haciendo cuando sucede).

Total, que allá sobre el año 2000, enfermé de cáncer y mis amig@s en Barcelona empezaron a darme la tabarra con aquello de que… “Tú vives sola, no tienes familia aquí, no paras en casa, (muy cierto) es difícil localizarte, si un día te pasa algo ¿Qué?…
En fin, que me compré mi primer móvil. Más que nada para que la gente me localizase y se quedase y me dejase tranquila.

Poco a poco empecé a ver lo práctico que podía ser el aparatito. Te localizan donde sea, te dan los recados en el momento, puedes llamar a quien sea para decirle lo que haga falta en el momento, la verdad, muy práctico.

Además se puede usar de despertador, de agenda de direcciones, para anotar cosas, ver la hora… etc.
Por cierto, cuando estás en el cine, en el teatro, en una conferencia o en un sitio en el que no quieres que te molesten, pues, lo pones en el modo silencio y ya está. El que no sabe hacerlo es porque no quiere y si encima contesta y sigue la conversación es un maleducado. Total que la culpa no es del móvil. La culpa no es del móvil, el problema es que su dueño no se preocupa por hacer las cosas bien.

ArrmarioPero para mí una de las mayores utilidades del aparatejo es como soy de un despistado tremendo y a veces me vuelvo loca por casa buscando algo y como según me dijo una psicóloga “me pierdo en mi propio orden” por aquello de que tengo la costumbre de estar reordenado las cosas: Pienso, mira esto estaría mejor en este otro sitio. Y claro al cabo  de unos días voy a buscar la cosa y lo hago en donde antes la tenía. “Vaya, pues no está aquí” y “hala” a buscarla por toda la casa, “pues juraría que estaba allí, a lo mejor me despisté y lo dejé en otro sitio”. Total, que pierdo el tiempo buscando por todas partes hasta que lo localizo. Y lo peor es cuando estoy limpiando la casa, que me dejo el trapo en cualquier sitio y me lleva más tiempo encontrarlo que limpiar el polvo.”
¡En fin! Una pérdida de tiempo de lo más tonta.

¡Pero con el móvil. No! Porque tiene la maravillosa cualidad de que cuando no lo localizo me voy al teléfono fijo y me llamo y como enseguida me contesta sé donde está.

¡Maravilloso! Realmente un gran invento. Lástima que a las otras cosas no se les pudiera llamar por teléfono o lo que fuera y me contestaran. ¡La de tiempo que me iba a ahorrar!

O sea, que al final me he rendido a ese fantástico descubrimiento que es el móvil. Realmente tiene unas utilidades sensacionales. No sé porque cuando anuncian los aparetejos por la televisión no nos hacen ver esto. Seguro que más de un o una reacia a tenerlo se animaría a hacerse con uno.

Gloria Sánchez

2 comentarios sobre “¡¡¡Qué gran invento es el móvil!!!

  • el 27 de octubre, 2013 a las 21:43
    Permalink

    Hola Gloria:
    Me gustan los artículos que escribes porque creo que todos no identificamos con ellos, y cuando leemos tus escritos recordamos muchas cosas que habíamos olvidado.
    Me despido con un fuerte abrazo.
    Guadalupe Aguilera.

  • el 1 de noviembre, 2013 a las 20:44
    Permalink

    Muy bien Gloria, como es habitual en tus artículos. Estoy de acuerdo contigo. Las nuevas tecnologías si las usamos adecuadamente son muy útiles. Pero hay gente que no se entera y cuando hablan por el móvil lo hacen a gritos y mantienen conversaciones interminables. Aprendamos a usar los objetos para mejorar y no tanto para fastidiar. Aunque confieso que más de una vez me lo pasé en grande con esas llamadas en el bus y el “capullo” que contestaba a gritos. Desde un “no te puedo hablar más que ya sube mi mujer”, a un “¿cuándo me pagas los 50 € que me debes desde hace un mes?” y demás lindezas. Un beso grande. Alex

Comentarios cerrados.