¿Santiago? o ¿Prisciliano?

vieiraPortada

Me llamo Guadalupe Aguilera.
Las piedras que encuentro en mi camino, que dibujo y grabo, nos cuentan la historia del mundo, mitos y leyendas.

¿Santiago? o ¿Prisciliano?.

Viendo esta piedra, pienso que nos han engañado en muchas cosas de la historia, como por ejemplo, que el Apóstol Santiago bajó del cielo (que no bajo) montado en un caballo blanco, pisando cuerpos y cortando cabezas a los musulmanes para ayudar a los cristianos. El rey agradecido hizo un voto y ordenó a todos los españoles a pagar parte de sus cosechas y de su vendimia a la sede Compostelana porque es donde supuestamente estaban enterrados los restos del Apóstol Santiago.
Los españoles han estado pagando impuestos desde el siglo IX hasta el siglo XIX por una batalla que quizás no existió: La batalla de Clavijo (no está documentada ni confirmada), hasta que las Cortes de Cádiz lo abolieron.

Santiago el Mayor era hermano de San Juan Evangelista y  fue discípulo de Jesucristo. Murió  decapitado por Herodes en el año 42 y enterrado en Palestina. Nunca llegó a predicar en Hispania como se demuestra en los Evangelios y en los Hechos de los Apóstoles.

Cuando supe que Santiago el Mayor nunca estuviera en España, comencé a escarbar en la historia como si de un arqueólogo se tratara, fue entonces cuando descubrí a Prisciliano.

Prisciliano tenía inteligencia, don de gentes y de palabra y una gran cultura. Era originario de una familia de Iria de Flavia. Descendiente de los Celtas, defendía la libertad y el respeto así como la conservación de los ritos antiguos, rendía culto a la naturaleza y fundó una escuela ascética donde se meditaba y se dejaba participar a las mujeres en las salas de lectura. Los discípulos de Prisciliano vestían túnicas blancas y coleccionaban piedras sagradas antiguas extraídas de cuevas prehistóricas de Aquitania. Amantes de la noche, trabajaban a la luz de la luna para incrementar la luminaria del fuego como lo hacían los antiguos Celtas.

Prisciliano conoció al anacoreta egipcio Marcos de Menphis, que había llegado a Galicia predicando el cristianismo primitivo (el que predicaba Jesús, el hijo de Dios).A Prisciliano le gustan estas enseñanzas y pronto se convierte en su discípulo predicando un cristianismo agnóstico y Druídico.
De carácter libertario, se oponía a la creciente opulencia de la jerarquía eclesiástica y exigió que la iglesia volviera a unirse a los pobres. También rechazaba la unión de la iglesia con el Estado Imperial, la corrupción y la esclavitud. Defendía la enseñanza laica y decía que la mujer no era inferior al hombre, que tenía derecho a participar en la vida social. Recomendaba la castidad pero si algún monje o clérigo se quería casar no se lo prohibía. Sus seguidores se contaban por miles y su fama traspasó las fronteras de España. Llegó a ser obispo de Ávila.
Todo esto no gusta a la iglesia oficial y es entonces cuando lo acusan de hereje y da comienzo una persecución de anacoretas, ascetas, y todo lo que tuviera que ver con Prisciliano.
Prisciliano condujo a sus seguidores a su “céltica Galicia”, cuna del paganismo. Pero ni en su mágica tierra se vio libre de sus enemigos. Es entonces cuando decide ir a Roma a pedir ayuda al papa Dámaso, pero es acusado junto con Prócula de escándalo amoroso, de maniqueo, hermetista y de permitir que los cleros lleven el pelo largo, de excesos sexuales, de orgías y bailes en la liturgia.
Sometido a grandes torturas y condenado por los jueces eclesiásticos, fue la primera víctima de la Inquisición española. Murió decapitado en Treveris en el año 385.
Sus discípulos recuperaron el cuerpo descabezado de Prisciliano y fue llevado a hombros por sus seguidores a lo largo de la Galia y la Hispania, recorriendo “casualmente” el iterinario construido por los druídas que con el tiempo se convertiría en la ruta jacobea.
El cuerpo de Prisciliano fue enterrado en su Galicia esotérica y mágica, en un lugar de culto procéltico, en un altanazo que parecía un gigantesco Menhir en “Iria de Flavia” que era la última etapa de la peregrinación de los druídas hacia el reino de Atlas.
La noticia de su ejecución corrió como el fuego griego y la tumba del mártir hereje se convirtió en lugar de peregrinaciones.

Vieira 1De Prócula se dice que fue la inspiradora de la elección de la “vieira” como símbolo del peregrinaje hacia la costa de la muerte.

En el siglo VIII con la invasión de los árabes, la guerra, las violaciones, el hambre, el terror y la muerte, los peregrinos no se atrevían a venir a Hispania y el sepulcro de Prisciliano queda temporalmente abandonado.
Aprovechando la confusión de aquellos tiempos y sabiendo que los peregrinos suponían una buena fuente de ingresos para las arcas de la Iglesia y las del reino (que estaban vacías), un ermitaño hace correr la voz de que en un bosque de Galicia en “Iria de Flavia” se observan unas extrañas luces.
El obispo Teodomiro habla con el rey Alfonso II  “el casto” y le dice que guiado por esas luces encuentra un sepulcro que puede contener los restos del Apóstol  Santiago (la noticia se hace oficial con el papa León III).

Tengo que reconocer que la figura del Apóstol Santiago, que de pacífico se convierte en guerrero montando un caballo blanco, supuso una inyección de fe para las tropas cristianas que necesitaban creer para seguir luchando al grito de “¡Santiago y cierra España!” en términos militares, que  significa: ¡ataca, España! y ha sido el elemento necesario para unir los reinos cristianos contra los moros; comienza la Reconquista.
Desde entonces la Catedral de Santiago recibe la visita de miles de peregrinos y Prisciliano continúa recibiendo la adoración del mundo aunque sea bajo un nombre falso: El de Santiago.

Vigo, 02 de Julio de 2013

GuadalupeAutora de texto y foto:

Guadalupe Aguilera

7 comentarios sobre “¿Santiago? o ¿Prisciliano?

  • el 14 de julio, 2013 a las 13:37
    Permalink

    Muy interesante esta clase de historia contada de forma entretenida. Yo, por lo menos, no tenía ni idea de la existencia de Prisciliano. ¡¡Sigue así, Lupe!!

  • el 14 de julio, 2013 a las 17:40
    Permalink

    Pues sí es cierto que, es más que probable que los restos de Prisciliano estén enterrados en la Catedral de Santiago. Hecho que me confirmó un catedrático de historia medieval y nada sospechoso, pues que es un católico convencido. Pero ya no importa tanto de quién sean los restos porque la magia del Camino y la Catedral son algo tan excepcional que es lo importante.
    Bien Guadalupe. Saludos y gracias. Alex

  • el 15 de julio, 2013 a las 20:44
    Permalink

    Otra historia sorprendente y conflictiva socialmente. Santiago no es Santiago?…
    Lo que una descubre leyendo esta revista!!, que si en realidad se llama Prisciliano…que fue la primera víctima de la inquisición española…que fue decapitado..que predicaba el cristianismo debido a un egipcio…Nunca dejo de aprender cosas nuevas con tu historias Guadalupe!! Gracias y enhorabuena!!

  • el 15 de julio, 2013 a las 20:59
    Permalink

    Me encanta el dibujo de la piedra!. Por cierto no sabía que el Rey de Asturias estaba involucrado en el tema de Santiago Apostol….S@LU2 desde Oviedo

  • el 15 de julio, 2013 a las 22:37
    Permalink

    Muy interesante tu explicación sobre el cuerpo enterrado en Santiago de Compostela. Es cierto de que es más probable que sea Prisciliano el que esté enterrado en Compostela que Santiago Apostol, pero durante la Edad Media y con la invasión árabe los cristianos necesitaban un acicate que los animara a seguir luchando por reconquistar sus tierras y como en Oriente ya existía la Meca como lugar de peregrinación e ir a Jerusalén estaba lleno de peligros y era muy lejano, surgió la leyenda de las estrellas y se dijo, no sé porqué, que el cuerpo que allá yacía era el del Apostol con lo que se pudo hacer un camino de peregrinación en Occidente para competir con la Meca.
    Así ha durado hasta nuestros días el Camino que aunque esté basado en una mentira abre una vía espiritual a todos los que lo hacen. Por cierto, mucha gente acaba el camino en S. Andrés de Teixido porque en tiempos de los celtas también era un camino de peregrinación, cosa que los romanos respetaron. Supongo que éste pudo ser el motivo por el que se trazó el Camino de Santiago. De todos modos, no deja de ser una gozada hacer esta peregrinación sea cual sea la ruta que se siga.
    Gloria.

  • el 16 de julio, 2013 a las 12:04
    Permalink

    Para Vanesa de Oviedo:
    El rey Alfonso II “el casto” sabedor de que llegaban peregrinos de todo el mundo a Galicia desde mucho antes de que naciera Jesús (el motivo de estas peregrinaciones se explica en mi historia ” Galicia y las lagrimas de Atlas” anteriormente publicada en esta revista.),cuando se entera por el obispo Teodomiro que han encontrado un sepulcro que puede contener los restos del Apóstol, ordena que sean llevados y depositados en la catedral de Oviedo. El motivo era conseguir que los peregrinos fuesen hacia Asturias, las arcas del reino estaban vacías por las incansables guerras contra los moros, las luchas internas entre los reinos cristianos y, por el gasto tremendo que supuso la construcción de la catedral de Oviedo. Cuando se dan cuenta de su fracaso porque los peregrinos fieles a sus creencias siguen llegando a Galicia, deciden trasladar los restos de Prisciliano a la catedral de la sede compostelana y de paso captar a los peregrinos convirtiéndolos al cristianismo.
    Gracias por leer mis historias,me despido con un abrazo.
    Guadalupe Aguilera.

  • el 19 de julio, 2013 a las 12:13
    Permalink

    Moi interesante, per cada día descúbrense cousas novas…

Comentarios cerrados.