Las trampas del lenguaje publicitario.

Leyendo un artículo sobre buenos hábitos alimenticios, llamó mi atención un comentario acerca de cómo saber realmente si una conserva lleva, de verdad, aceite de oliva. Y quedé asombrada del juego y trampas que utiliza el lenguaje de la publicidad para “vendernos la moto”.

fotobien

Les comento:  ojo a lo que leemos en un envase de conservas. Si pone, por ejemplo, “atún en aceite de oliva”, no es lo mismo que si pone “atún con aceite de oliva”.

Dónde está la sutil diferencia.

Y aquí es donde el lenguaje nos la puede jugar si no nos fijamos bien y conocemos, casi al dedillo, lo que quieren decir las palabras.

En aceite de oliva”, nos están diciendo realmente que esa conserva, de lo que sea,  sí está  envasada con aceite de oliva al 100×100 . Pero si nos dicen que es, por ejemplo, “atún con  aceite de oliva”, lo que nos dicen, aunque no nos percatemos, es que esa conserva sólo  va recubierta con aceite de oliva en su parte superior.

aceite en

Es decir, una capa de aceite de oliva por arriba, pero el resto de la lata lo que tiene es aceite de soja o de semillas de cualquier otro tipo. De ahí ese sutil concepto de “en oliva” que, efectivamente lleva pero sólo como cobertura. Ingeniosa la trampa, ¿verdad? Para que vean que con el lenguaje se puede hacer lo que se quiera.

Los envases de cristal son los mejores.

Y otro tema también a tener en cuenta, los envases de cristal son mejores y más seguros que las latas. El cristal es un material  limpio , mientras que las latas están hechas con materiales que no podemos controlar tanto, aunque siempre seguras para la salud, desde luego.

Otra trampa que nos meten con un supuesto lenguaje más o menos científico, es cuando nos dicen que ese producto, lata de conserva, etc, está enriquecida con aceite de “Omega3″. Si ese producto es un pescado azul, claro que tiene Omega3, no porque vaya enriquecido con ningún aceite sino porque el propio pescado ya lo tiene.

Así pues, intentemos fijarnos bien en el lenguaje de la publicidad y no caigamos en estas pequeñas trampas del lenguaje publicitario que se usan, sobre todo, para vender más o, muchas veces, aumentar el precio.

Que ustedes compren bien y todo “En aceite de oliva virgen” mejor, y en tarro de cristal, aunque cueste un poquito más, no mucho.  Y los Omega3 están ya  en los pescados azules, sin necesidad de que les añadan nada más.

Saludos.

Texto y fotos : A.Garrido