Accidente de tren en el barrio de Androis

atochaEl pasado día 25 de Julio estaba  leyendo con una amiga la triste noticia del accidente de tren ocurrido la víspera cerca de Santiago, cuando ella me dijo:

 ¡Cuantos sueños rotos, cuantas alegrías, cuantas noticias de embarazos esperados o encuentros con padres han quedado en ese tren…

Al día siguiente pude comprobar en el diario lo que mi amiga había dicho.  Gente que acudía ilusionada a pasar unos días con familiares, a disfrutar de las fiestas de Santiago Apóstol para contemplar la famosa pirotecnia de la Plaza de la Quintana, otros que iban a asistir a bodas, algunos que se iban a reunir con familiares para pasar unos días de vacaciones…

Muchas vidas quedaron truncadas allá.  ¡¡¡Demasiadas!!!.  Y otras que aunque podrán contarlo,  tendrán esta experiencia presente durante mucho tiempo en su memoria.

Afortunadamente el comportamiento de los vecinos de la zona, de los servicios sanitarios y de los bomberos fue verdaderamente ejemplar y la rapidez con la que todos actuaron pudo evitar males mayores.  A pesar de todo, esto no ayudará a borrar las horrorosas imágenes y los tremendos momentos por los que tuvieron que pasar los viajeros que quedaron encerrados en ese tren.vieira2

Ahora queda la labor de curar las heridas. Las físicas y las psíquicas. Estas últimas tardarán más tiempo en curar. Pero los seres humanos tenemos capacidad de resiliencia y normalmente, logramos  superar las experiencias traumáticas y continuar con nuestra vida sin problemas, eso sí, son recuerdos que nos acompañarán toda la vida. A veces nos asaltarán los recuerdos tristes y nos sentiremos bajos de moral. Pero en general los superaremos.

Dice el Dr. Luis Rojas Marcos en su libro “Superar la adversidad”, que “la resiliencia es un atributo natural y universal de supervivencia, que se compone de ingredientes biológicos, psicológicos y sociales. Estos componentes se dividen en dos grupos. El primero, que denominó pilares de la resiliencia, está integrado por seis factores generales o globales que forman parte de la personalidad y perspectiva de la vida de cada individuo y, son independientes de la naturaleza de la adversidad; por ejemplo, el convencimiento de que vivir merece la pena. El segundo grupo lo forman otros mecanismos protectores específicos o respuestas amortiguadoras que se activan en la persona como consecuencia de la situación estresante concreta o suceso potencialmente traumático, de la misma forma que el airbag del automóvil se infla en caso de colisión violenta. Aunque la composición y solidez de estos dos grupos de factores globales y específicos varían de persona a persona, ambos se interrelacionan y se refuerzan entre sí para configurar la capacidad humana de encajar, resistir y recuperarse de las adversidades”.

trren1Seguramente que muchos de los pasajeros que pasaron por ese trance verán la vida de otra manera, porque cuando se viven experiencias traumáticas de la índole que sean, una vez que se han superado se ven desde una perspectiva diferente. Hay cosas  a las que antes se le daban mucha importancia y a partir de ese momento pasan a un segundo término y otras en las que apenas se paraba uno a pensar adquieren una gran notoriedad.

De todos modos es un consuelo ver que el ser humano logra superar las malas experiencias por horribles que sean.

Pero una experiencia que a mí personalmente me parece difícil de superar es la del maquinista encargado de guiar la locomotora. El remordimiento que supone tener un accidente en el que hubo tantos fallecidos y tantos heridos de gravedad,  no debe ser  fácil de superar.  Aparte de los fallecidos y los heridos, es la persona más digna de compasión. No por el castigo que pueda tener que cumplir, pero continuar viviendo después de un suceso así, aun suponiendo que no hubiera sido un error humano y que se debiera a un fallo mecánico. Tendrá  que ser muy difícil para este hombre reincorporarse a su vida sin más.

Por eso digo, aunque haya gente que no lo entienda, que después de los muertos, los heridos y las personas que perdieron allegados en ese accidente, el que me inspira más compasión es el conductor de la máquina. Porque su reincorporación a su día a día será complicado por diferentes motivos y, el peor de ellos no serán sus problemas con la justicia, también tendrá que sufrir las críticas de los demás, los problemas para encontrar un trabajo para subsistir y lo peor de todo será su propia conciencia. En este caso hay que tener una gran fortaleza y ayuda psicológica para superar todo lo sucedido.

Por lo demás quiero solamente añadir que en este luctuoso suceso el comportamiento de los vecinos de Androis y de todas aquellas personas que estando en Santiago se ofrecieron para ayudar, los médicos que estando de turismo en la ciudad se presentaron para ayudar en los hospitales, los bomberos que estando de huelga la suspendieron y colaboraron tan eficazmente, los sanitarios que atendieron y se encargaron de trasladar a los heridos, los taxistas de Compostela que acudieron para llevar a quien hiciera falta, los hoteleros que ofrecieron habitaciones gratis a los familiares que se acercaron al lugar del accidente y los establecimientos de alimentación que se preocuparon de organizar menús para los que estaban colaborando en las tareas de rescate. Todo esto me hace sentir orgullo por el comportamiento de los ciudadanos de este país.

Gloria.

4 comentarios sobre “Accidente de tren en el barrio de Androis

  • el 3 de agosto, 2013 a las 23:19
    Permalink

    Hola Gloria:
    Quiero felicitarte por tu articulo sobre el descarrilamiento del tren y decirte que comparto tu opinión.

    Las tragedias imprimen carácter a sus gentes y los gallegos por desgracia sabemos mucho de eso.
    Llevamos el dolor dentro, en silencio, sin gritos, sin hacer ruido, porque tenemos el alma desgarrada.
    Pero los gallegos hemos aprendido ha transformar el dolor en coraje, valentía, altruismo y solidaridad.
    Quiero mandar todo mi apoyo a las familias de las victimas y decirles por si les sirve de consuelo, que nunca una tragedia ha inspirado un sentimiento tan profundo de orgullo de ser gallegos.
    En todas las redes de comunicación cientos de jóvenes no han dejado de escribir: “me siento orgulloso de ser gallego”.
    Estamos con vosotros y nunca se os va a olvidar.

    Guadalupe.

  • el 26 de agosto, 2013 a las 8:50
    Permalink

    Buenas tardes, os ha dicho alguien que vuestra web puede ser adictiva ? estoy preocupada, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y estoy muy feliz cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazos, MUCHAS GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida.

    Saludos

  • el 28 de agosto, 2013 a las 7:13
    Permalink

    No habia vuelto a leer tu sitio web por un tiempo, porque me pareció que era denso, pero los últimos articulos son de buena calidad, así que supongo que voy a añadirte a mi lista de blogs cotidiana. Te lo mereces amigo. 🙂

    Saludos

  • el 29 de agosto, 2013 a las 6:32
    Permalink

    Me ha encantado vuestro post y me ha sabido a poco pero ya sabeis lo que dice el dicho “si lo bueno es breve es dos veces bueno”. Me gustara volver a leeros de nuevo.
    Saludos

Comentarios cerrados.