¿La información sobre salud, consejos y venta de medicamentos es fiable en Internet?

Mucho cuidado con fiaros de todo lo que os llega a través de la red. La mayor parte es verdad a medias, os lo puedo decir a ciencia cierta, a mí como a la mayoría de vosotros os llega a través del correo electrónico información que en un principio parece saludable con sus consejos oportunos, la panacea a nuestros males y luego resulta que no es aplicable a todo el mundo ya que cada persona es única con unas enfermedades concretas, muchas veces son remedios muy caseros que nos pueden llevar al otro barrio.

Por ejemplo: el perejil:  una persona con problemas de circulación le puede ser perjudicial ya que coagula la sangre y provocar embolias, trombosis… otras veces puede interaccionar con medicamentos que tomemos, las personas con sintrom no pueden.

Otro caso,  la sal,  para hacer gárgaras en caso de problemas de boca o garganta en general, es desinfectante pero para los hipertensos le está contraindicado.

El agua oxigenada, según Internet es la panacea, tiene consecuencias nefastas para la salud; aplicarla sólo para desinfectar las heridas externas y nunca las bucales.

El bicarbonato,  tomado en exceso para los ardores de estómago puede quemar el tubo digestivo. Hay muchos casos de cánceres por este motivo.

El pomelo,  presenta muchas interacciones con la mayoría de los medicamentes y enfermedades.
Podría seguir citando un sin fin de ejemplos. Muchas veces dicen que están avalados por médicos muy famosos, el caso de la toma de 2 aspirinas al día para evitar ictus cerebrales, por ejemplo,  personas con sintrom, hipertensos, problemas digestivos, de coagulación o por interacción con otros fármacos se pueden morir.

Por eso mucho cuidado con hacer caso a ese tipo de informaciones, como sabéis soy farmacéutica y tecnóloga de los alimentos entre otras cosas, además de partidaria de remedios naturales antes que medicamentos,  pero os aconsejo que siempre en caso de duda,  pedir consejo a los especialistas adecuados porque cada persona es un mundo y lo que le puede ir bien a una persona a la otra no.
Evitar esos correos masivos, no sabéis quien puede estar al otro lado del ordenador y quien los escribe.

También hacer especial hincapié con la compra de medicamentos por Internet: son más baratos pero adulterados, no pasan control sanitario y en la mayor parte de los casos llevan productos tóxicos como raticidas, yeso u otro tipo de venenos.

Como conclusión: no toda la información que recibimos a través de la red es cierta. Debe pasar unos controles de calidad que en la mayoría de los casos no cumplen estos requisitos.
Moraleja: más vale prevenir que lamentar.

Silvia

(Farmacéutica y Tecnóloga dos Alimentos)