Seminarios sobre economía de comunión

chiara.jpgEstos seminarios son como una fuerza planetaria viva muy actual, capaz de ir descubriendo otros caminos tal vez más solidarios que algunos de los imperantes.
En Brasil -1991- se puso en marcha la “Economía de Comunión” en el movimiento de los “Focolares”.
A punto de cumplir la mayoría de edad, ya que se considera esta fecha como la partida de la fundación, doy la enhorabuena a todos los que viven esta experiencia.
En todos estos años se han hecho seminarios relacionados con este tipo de economía, en los centros académicos, universidades, empresas,etc.
Sin embargo, el pionero está en Brasil (Polo Spartaco) , y hay otros cuatro en proceso de construcción.
En España la asociación por “Edc” tiene de presidente al empresario Javier Espinosa.
Una forma de compartir experiencias que ayuda y actúa como reto que responde a un humanismo practico, en las necesidades de la sociedad actual.
Brinda la posibilidad de elegir opciones, sobre todo en las empresas, para que consideren el trabajo dando prioridad a las personas, y no tanto al aspecto de productivo exclusivamente. Sin olvidar, claro está, los legítimos beneficios por el esfuerzo.
Es hora de hablar menos por todas las esquinas sobre lo que hay que hacer, y pasar a la practica : como es el reparto. Y no sólo el reparto de las ganancias entre unos pocos.
La humanidad reclama de estos caminos para salir de la encrucijada en la que estamos metidos. Para saberlo sólo tenemos que preguntar a los nueve millones de pobres que hay en nuestro país, (tantos como votos dimos a cada uno de los partidos mayoritarios que se presentaron a las elecciones).
La nueva “Economía de la comunión” parte del mensaje social del cristianismo responsable, que también abarca otras cuestiones de carácter ético y religioso.
Siguiendo estos criterios económicos, ya contamos con 750 empresas en todo el mundo, y 30.000 entidades más bajo este lema de economía y liberación.
Este modo de compartir y hacer economía será bueno para todos, mejorar e ir labrando un mejor camino.

Emiliano