Quiero volver a confiar

volver-a-confiar.jpgFui criado con principios morales comunes:
Cuando era niño, madres, padres, profesores, abuelos, tíos, vecinos eran autoridades dignas de respeto y consideración.
Cuanto más próximos o más viejos, más afecto.
Inimaginable responder maleducadamente a los más ancianos, ni a maestros o autoridades…
Confiábamos en los adultos porque todos eran padres, madres o familiares de todos los chicos de la calle, del barrio, de la ciudad…
Teníamos miedo sólo de lo oscuro, de los sapos, de películas de terror…
confiar1.jpgHoy tengo una tristeza infinita por todo lo que hemos perdido.
Por todo lo que mis nietos un día temerán.
Por el miedo en la mirada de los niños, jóvenes, viejos y adultos.
Derechos humanos para criminales, deberes ilimitados para ciudadanos honestos.
No tomar ventaja es ser necio.
Pagar las deudas es ser tonto… Amnistía para los estafadores…
¿Qué pasó con nosotros?
Profesores maltratados en las aulas, comerciantes amenazados por traficantes, rejas en nuestras ventanas y puertas.
¿Qué valores son estos?
Coches que valen más que abrazos, hijos queriendo regalos por pasar de curso.
Móviles en las mochilas de los recién salidos de los pañales.
confiar2.jpg¿Qué vas a querer a cambio de un abrazo?
Más vale un Armani que un diploma.
Más vale una pantalla gigante que una conversación.
Más vale un caro maquillaje que un helado.
Más vale parecer que ser…
¿Cuándo fue que todo desapareció o se hizo ridículo?
confiar3.jpgQuiero sacar las rejas de mi ventana para todas las flores.
Quiero sentarme en la acera y tener la puerta abierta en las noches de verano.
Quiero la honestidad como motivo de orgullo.
Quiero la rectitud de carácter, la cara limpia y la mirada a los ojos.
Quiero la vergüenza, y la solidaridad.
Quiero la esperanza, la alegría, la confianza, la fe…
Quiero callarle la boca a quien dice: “a nivel de”, al hablar de una persona.
¡Abajo el “Tener”! ¡Viva el “Ser”!
confiar5.jpgY viva el retorno de la verdadera vida, simple como la lluvia, limpia como un cielo de abril, leve como la brisa de la mañana. Y definitivamente común, como yo.
Adoro mi mundo simple y común.
Tener el amor, la caridad, la solidaridad como base.
La indignación delante de la falta de ética, de moral, de respeto…
¿Vamos a volver a ser gente? Construir un mundo mejor, más justo, donde las personas respeten a las personas.
¿Utopía? No… ¿Sí? ¿Quién sabe?…
Hagamos el intento…

Leyendo este correo, me di cuenta de la cantidad de personas que se pueden sentir identificadas con él;  por eso decidí publicarlo.

Germán

2 comentarios sobre “Quiero volver a confiar

  • el 7 de Enero, 2008 a las 18:09
    Permalink

    Bonito canto a los valores mínimos del ser humano.
    ¿Utópico? Quizás… cuando se tome conciencia que la educación de las nuevas generaciones está dentro de la familia y los padres deben ser los verdaderos educadores.

  • el 8 de Enero, 2008 a las 15:57
    Permalink

    Es muy cierto lo que dices ahora se le da más importancia a las cosas superfluas.
    Quizás es debido a esta GLOBALIZACION donde nos encontramos todos envueltos, sin darnos cuenta que lo verdadero está en las pequeñas cosas cotidianas en los valores y el respeto que tanto nos enseñaron nuestros padres. Buen año para todos Luz

Comentarios cerrados.