A palabras necias…

socrates.jpgSócrates paseaba por el ágora ateniense cuando se le acercó un discípulo con señales de haberse enzarzado en una pelea. “¿ Qué te ha ocurrido?”, le preguntó el filósofo. “Maestro, le dijo, he escuchado terribles insultos a tu persona y he tenido que defenderte”. Socrates le respondió: “Mal hecho. ¿Acaso responderías a los rebuznos de un asno?”

Hª y Vida.

¡ Que buena respuesta!

Ángeles