Seis razones, seis corazones

.

alex2.jpgEl miércoles por la mañana nos encontramos de repente en el salón de actos un grupo del taller de lectura, los redactores de la revista digital y un hermoso ramillete de jóvenes que se preparan para ser monitoras socioculturales, en la Escula de Formación Social de Vigo. Se fueron presentando una por una, diciendo su profesión y poniéndose a la disposición de nuestras preguntas.

alex4.jpgLa primera es Rosa, monitora de tiempo libre, que nos habla más con los ojos que con sus palabras, del trabajo que realiza. Se entusiasma con lo que dice. Claro que ese entusiasmo aflora en los ojos de todas. De alguna manera ella me hace pensar en una de esas mujeres que no son de ninguna época, que en cualquier momento que hubiera nacido estaría tratando que su entorno fuera mejor. Mónica, que le encanta la cocina, y a la que invitamos para visitar nuestro taller de cocina, nos hace pensar en algo sabroso. Tiene una carita apacible, alegre y simpática .

Angeles, la pedagoga, transmite ese interés por adentrarnos en las relaciones humanas, en el conocimiento de esa juventud, que a veces no comprendemos.
alex5.jpg A mí, personalmente me parecieron unas jóvenes muy sensatas, emocionadas, comprometidas, dialogantes. Esta también es nuestra juventud, en esa que a veces no pensamos que existe, pues la que monta más ruido es otra.
Mónica, hermosa y resplandeciente con su pelo rojo, nos habla de pircings y tatuajes y surgen opiniones encontradas. Nos habla de los significados, de los signos. A mi los dibujos me gustan, pero mejor que no sea en la piel, sobre todo cuando no hay retroceso. Mónica habla con dulzura y con una pizca de pimienta que añade aún más atractivo a su persona. Yolanda, de pie y con temperamento defiende y le da emotividad a sus argumentos.
alex6.jpg Me gustaría volver a entrevistarme con este grupo de muchachas dispuestas a empeñar la vida en mejorar su parcelita de mundo. Me dio la impresión de haber conectado con esa parte de humanidad que uno sueña que formen parte de tu entorno. Razón y corazón, es el mejor argumento que ellas esgrimen, cada una en su actividad, para hacer su trabajo y su vida.

Nos gustan estos encuentros inter-generacionales que, a veces, nos encontramos en nuestro querido Centro Social. Sea bienvenido todo el mundo porque la riqueza humana que nos aportan no tiene precio.

Jesús Muñiz.