Frases cómicas 4º parte

Antes sufría de amnesia, ahora no me acuerdo.

El fabricante de ventiladores vive del aire.

El diabético no puede ir de luna de miel.

¿Por qué temblara la gelatina? ¿Será que sabe lo que le espera?

Después de los 60, todos pertenecen al sexo débil.

Matusalén murió por la ley de la grave-edad.

Nunca hay que pegarle a un hombre caído, puede levantarse.

La locura es hereditaria; se hereda de los hijos.

He oído hablar tan bien de ti, que creía que estabas muerto.

¿Eres feliz o casado?

En las guerras, los soldados reciben las balas y los generales las medallas.

Hay poetas que inspiran… lástima.

Intente suicidarme y casi me mato.

Hay quienes estropean relojes, para matar el tiempo.

¡Justo a mi me toco ser yo!

Tengo un sueño que no me deja dormir.

Hay que trabajar ocho horas y dormir ocho horas, pero no las mismas.

Los japoneses no miran, sospechan.

¿Cuál es el animal que después de muerto da muchas vueltas? El pollo asado.

Las tortugas viven alrededor de 450… metros.

A los ahorcados se les hace un nudo en la garganta.

Cuando un medico se equivoca, lo mejor es echarle tierra al asunto.

El medico general es el que sabe que su paciente morirá. El médico especialista es el que sabe de qué.

Los libros de medicina no deberían tener apéndice.

Los psiquiatras están cobrando precios de locura.

La música japonesa es una tortura china.

En los aviones el tiempo se pasa volando.

El eco siempre dice la última palabra.

Los mosquitos mueren entre aplausos.

¿Cuál es la mitad de uno? El ombligo.

Germán