El visionario Pombal

pombal2.jpgUn terrible terremoto asoló Lisboa en 1755. El marqués de Pombal, como buen ministro ilustrado, decidió reconstruir la ciudad siguiendo los nuevos criterios urbanísticos del Siglo de las Luces.

Pero las monumentales avenidas y las geométricas manzanas de casas no fueron del agrado de algunos cortesanos, apegados a la estética del Antiguo Régimen. Cuando uno de ellos reprochó al primer ministro su gusto por las calles anchas, éste le contestó:”Mi querido amigo, algún día se demostrará que estas calles todavía son demasiado estrechas….y lo mismo sucederá con su forma de pensar”.

Hª y Vida

Angeles