Cantares de ciego

cantares-de-ciego.jpgContinuo esta semana con “un cantar de ciego” que me dio mi amiga Pilar. Es un relato gracioso donde se airea la infidelidad de un hombre, y la salida atroz de su esposa.
Me decía Pilar que estos cantares, ya en la década de los años 50, seguían oyéndose en muchos mercados de abastos, entre ellos el de Vigo.
Y yo creo que debemos seguir escuchándolos porque son verdaderamente bonitos.

La triste historia de Paco García
Esto sucedió en la aldea
que llaman la Rabadeira,
parroquia de Chan de Areas,
Xerez de la Frontera,

mujeres.jpgen donde Paco García,
hombre jallardo y plantado,
tenía peluquería
-trato y servicio esmerado
y su esposa, la María
(que una santa disque era)
También en la barbería
Hacía la peluquería.

Mientras coidando la casa,
y atendiendo a las criaturas,
mujer-antigua.JPGjobernaba una criada,
mujer de buenas hechuras,
que se llamaba Bartola,
y sirviera en Barcelona,
y según las malas lenguas,
ya allí cosía para afora.

Y aquí paramos con nuestra historia que continuaremos la próxima semana. Ya verán cómo se va liando la cosa entre los tres personajes.

A. Garrido

Un comentario sobre “Cantares de ciego

  • el 18 de junio, 2007 a las 19:51
    Permalink

    Bien Alejandra.
    Los que suelen llamar triangulos amorosos, han existido siempre, pero los hay notorios que llegan a la fama, por la circunstancia más curiosa.

Comentarios cerrados.