Una ruta mágica en Laza

camba-2.jpgEmprendo mi aventura sin par por tierras de Galicia, en Laza (Ourense).
Cabalgamos en rocín de 4 ruedas, blanco y con tantos años como el inmortal Rocinante. Me sirven como escuderos mi marido y mi hijo Pablo. Ellos no lo saben, porque siempre se piden ser los protagonistas.
Nos dirigimos a la vieja “venta-casa-castillo”, de los abuelos de mi amiga Pilar. Vamos a una aldea de la montaña de Laza. Nos aseguran que se llama Camba, pero yo creo que más bien es la puerta a las nubes y de ahí, al mismísimo cielo. Se encuentra a una altura sobre el resto del mundo, de 1500 metros.

Comparte lomos de montaña y bosques animados con Manzaneada.
Nos vacas-4.jpgvamos elevando poco a poco, mientras el bosque nos mira con ojos de curiosidad. Sobre todo los carballos y castaños, se nos muestran serios y majestuosos. Ellos son los reyes del lugar, los más ancianos, los sabios. No me cabe duda que fueron Druídas en otros tiempos. Se quedaron ahí, observando, a través de los siglos, vencedores de romanos y demás malandrines.
La montaña juega con nosotros y se contonea mil veces, apareciendo y desapareciendo el camino. Y continuamos la subida, pensando que los gigantes y Malambuno han hecho desaparecer el lugar mágico de nuestro destino,.
Cuando la realidad se ha convertido en nubes, susurros de viento y nieblas movedizas, en un recodo misterioso, aparece un pequeño camino con un letrero donde pone CAMBA.
perro-palleiro.jpgTodo está en silencio, y las casas se repliegan en sí mismas. Pero tenemos la suerte de que los perros palleiros de la zona, salen a saludarlos alegremente. Están felices de ver niños para jugar, husmear y rebuscar todo tipo de chuchearías que les traemos.
Nos refugiamos en el regazo de la vieja casa . Encendemos mil fuegos, como los celtas, y la noche se ilumina con la magia del lugar.

bosque-magico.jpgAl día siguiente, durante el paseo, salen a saludarnos los lugareños mientras nos llevan a casa el producto de temporada: verdura blanca, o castañas o lechugas, manzanas, filloas, carne de caza, etc.
Les puedo asegurar que, en esos días, fuimos los dueños del mundo.
Alejandra Garrido

Un comentario sobre “Una ruta mágica en Laza

  • el 23 de Mayo, 2007 a las 17:17
    Permalink

    Bien Alejandra por la narración de la Galicia profunda.
    Que distinta es la costa, dos mundos , un pais.

Comentarios cerrados.