Programa de Prevención de Dependencia: Compartir esperanzas

logo_la-caixa-copia1.jpgxulogo-n1.pngEste programa está organizado por la Xunta de Galicia y la obra Social de la “Caixa”. Se está desarrollando en el Centro Social de Coia y otro en Teis.
Parte de diversas actividades dirigidas a personas mayores con alguna discapacidad.
Recogimos la opinión de una de las asistentes
Queremos ir entrevistando a las personas que forman parte de dicho programa, para que nos vayan contando su experiencia y opiniones al respecto.
fernanda.jpg Hoy tenemos con nosotros/as a Fernanda Rodríguez, quien nos decía lo siguiente:
“Nací en Vigo. A la edad de cinco años, quedé sin padres y con dos hermanos más pequeños que yo. A partir de ahí una tía que, ya tenía ella diez hijos, nos acogió y cuidó en su casa”.
“En aquel tiempo no existía la Ley del Menor ni se hablaba de una educación, completa, de los niños/as. Por lo cual, cada familia tenia su propio método. La suerte estaba echada, según dónde te tocara nacer”.
“Tuve cinco hijos con mi marido Antonio Grela; una mujer y cuatro varones. El, antes de su fallecimiento, pasó veinte años en silla de ruedas, pero siempre mantuvo el buen humor”.
¿Qué tipo de discapacidad tienes?
Soy diabética, tomo Sintron para el corazón,el riñón trabaja a un 45%, siento fatiga, y así muchos etc.
¿Por qué vienes al taller?
Una amiga me animo. Me habló de las ventajas para mi, y estoy comprobando que me hace bien.
Ahora que conoces el este programa para personas dependientes, ¿qué opinión tienes sobre las actividades que hacéis en él?
Es favorable. Puedo decir que he experimentado, desde que asisto, alguna mejoría. Me encuentro con más fuerzas, quizás por compartir las inquietudes con el grupo, y los ejercicios de memorización y otros que nos manda hacer la monitora.
¿Encuentras obstáculos en la vida diaria?, ¿cuáles son?
Lo resumiría en uno: la no resignación, la disconformidad por mi escasa salud. A veces, siento cierta rebelión interior, pero nunca pienso pagar con desagrado todo lo que me ocurre. Lucho para que mi vida sea como el frutal, que le tiran piedras, y en su respuesta solo deja caer el fruto. Deseo ser así, sobre todo, por mi familia.
¿Crees entonces que la vida no ha sido buena contigo?
Probablemente como a casi todos; ¿a quién no le a hecho faenas desagradables a lo largo de la misma?.Sí, me a tocado lo mío, pero cada mañana y cada día, la hago “amnistía” incluso con mis limitaciones. La perdono; solo en ella deposito mi esperanza. Es la única condición para seguir, porque esa única vida es la mayor riqueza que poseo.
¿Qué necesitáis y qué puede y debe hacer la sociedad por las personas que os encontráis en esta situación?
Que nos ayuden con generosidad, lo necesitamos para que no nos veamos solas ante el desanimo, y así poder hacer realidad lo que dice la canción:” un rayo de sol”. También tener esperanzas en la ciencia médica y en tantas otras cosas.
Gracias Fernanda por el humor y esperanza que nos trasmites.

E.A.A.