Nos volvemos a subir al tren del 57

locomotora.jpgComo era de suponer, tuvimos problemas de “abastecimiento” en nuestro viejo tren del 57, una “Mikado 141-F-2346 “. Aunque ya se había acabado con la cartilla de racionamiento de los años 40, aún no estaba demasiado boyante la economía. Así pues, llenamos de carbón la máquina, pidiendo ayunda al “auxilio social“, y esperamos que no nos falle.

Los guías, siempre fieles a la cita, se subieron nuevamente. Está vez cambiamos también la estación de los martes a los viernes, aunque el horario se mantiene, de 10,30 a 12,30.

Recordando las celebraciones del Primero de Mayo en 1957
A pesar del poco combustible del que disponemos, esta vez nos permitimos el lujo de seguir contando con los mejores guias, como Juan, el sindicalista clandestino , que junto con Paco, Maria, Emilia Flor, Emilio, Ángeles y Carlos, nos narran cómo se celebraba el día de los trabajadores en aquellos tiempos. Ya saben, “Sindicato Vertical” para todos.

“Era festivo en toda España-puntualizan nuestros guías- y se hacia una gran ehibición en el Santiago Bernabeu de Madrid. Era un magno festival con más de 500 deportistas, junto con bailes regionales de toda España.

futbol.gifGran olimpiada o exhibición y propaganda que organizaba una de las ramas de la Falange, lo que se conocía como Educación y Descanso”.

Y el 2 de mayo, aunque aquí hay diversas opiniones, se celebraba el dia de “San José Artesano”-recuerden que la palabra obrero era netamente roja y estaba prohibida, con lo cual al santo varón lo hicieron artesano por la gracia del régimen.”

Servicio Social para las chicas.
Había que hacerlo obligatoriamente antes de los 18 años. Pero sólo las chicas puesto que los varones, recuerden, ya se hacian “hombres” y cumplían con la Patria haciendo el servicio militar.

Este servicio femenino, que quedó establecido desde los años 40 y llegó casi hasta la década de los 70, consistia en realizar alguna labor caritativa-como por ejemplo la canastilla para los pobres, u otras labores, generalmente de costura.

auxilio-social.jpgEra tan importante contar con el carnet sellado de haber “cumplido” con la obligación del Servicio Social que, nos cuenta Ángeles, estuvo a punto de perder su plaza de oposición aprobada porque no encontraba el dichoso carnet.

Emilia también recuerda como se pasaba lista y había que responder, ya saben con voz firme, aquello de ¡Presente! y ¡Arriba España!

El sindicalismo clandestino
Juan, Emilio y María nos cuentan que ya a partir de los 60, los sindicatos clandestinos, sobre todo CCOO o UGT, se fueron camuflando y metiendo en las organizaciones “amarillas”. Incluso gente del PCE estaban presentes en instituciones católicas, como la O.A.G (Organización Obrera Católica), y luego en la J.O.C (Junta de Obreros Católicos), que pasarían luego a la OAG.

Y todos ellos tenían un objetivo común: acabar con el franquismo. Son aquellos importantes años 60 cuando el sindicalismo obrero logra “ir cercenando” el sistema, sobre todo al todopoderoso “sindicato vertical”.

Eran un grupo de hombres y mujeres valientes, cuyos nombres no han pasado a la historia pero son los que, en verdad, dieron su vida por la clase obrera. Surgieron los enlaces sindicales, los temibles rojos a los que la policía aniquilaba. Recordamos nombres como Nicolás Redondo, Camacho, el vigués Núñez o Angel Lemos.

“Todos ellos y muchos otros, con nombres que nadie recogió para la historia, fueron quienes vertebraron el sindicalismo, la posibilidad de la Transición“.

obreros.jpg“Eran personas muy cultas y trabajadoras. Aún se les debe un merecido homenaje a estos viejos sindicalistas sin nombres famosos- nos matiza muy bien Juan.”

Eran los tiempos de los “pasquines” clandestinos, de ir a las barricadas, de fusilamientos.

“El PCE, UGT y CCOO, jugaron un papel primordial para acabar con el sindicato vertical”-nos asegura nuestro bien informado guia .

Y luego vinieron los tiempos amargos de las reconversiones, de los despidos masivos en sectores como la naval, de miles de hombres en el paro. Tiempos de dolor para el sindicalismo que tuvo que aceptar todo esto para hacer posible la rentabilidad de unas empresas-muerto. Había que hacer un estamento empresarial rentable para seguir adelante. Los planes de reforma tuvieron que firmarlos los sindicatos, a pesar del dolor, a pesar de los compañeros que quedaron en la calle:

“Había que dejar muchos pelos en la ratera, casi todo, los sentimientos no contaban”.

Los nuevos caminos del sindicalismo: el oficinista
No pudimos resistir la tentación de preguntarnos cómo es el sindicalismo ahora, en pleno 2007.

Juan, el veterano del sector no duda en decirnos lo siguiente que, por otra parte, nos parece bastante acertado:

“Ahora vamos al sindicalista oficinista, el que no toca la cadena. Está ante el ordenador y desde all¡íi recibe la información. Se preocupará cuando la empresa le diga que despiden a 500 personas. Entonces negocia y pide que se baje el número de despidos o, bien, que se dé menos dinero. ”

Otra de las cuestiones que quise plantear a mis veteranos guías fue la de qué les parecia la actualidad, si ahora, sobre todo desde una optica sindical, todo había mejorado:

bosque-carballos-01.jpgNo hemos avanzado tanto como nos hacen creer. Los padres y madres trabajadoras seguimos siendo los pilares básicos de esta nueva sociedad. En estos pilares que somos los padres, suegros y mujer trabajadora, descansan los hijos/as para salir adelante: pagar hipotecas, cuidarles a los niños, prestarles dinero de la pensión, los estudios, la comida….”

“Hoy la gente vive empeñada, a golpe de tarjeta de crédito, de apariencia, aunque no llegue a fin de mes. No hay mentalidad de ahorro porque, entre otras cosas , tampoco se puede.”

Estos pilares fuertes, viejos a veces, son resistentes como los majestuosos carballos. Y, por suerte, siguen “sosteniendo”.

A. Garrido

Un comentario sobre “Nos volvemos a subir al tren del 57

  • el 23 de Mayo, 2007 a las 15:43
    Permalink

    Sr Garrido en un pais en dictadura o en bancarota no hay desarrollo ni personal , ni colectivo. Lo que hay que congratularse que se haya salido de ese infierno,para goce de las fututas generaciones, ya que el pasado de uno no vuelve.

Comentarios cerrados.