De Quijotes y Dulcineas

aventura-molinos.bmpHoy quiero comentarles un capítulo imaginario de “Don Quijote”. Les voy a presentar a Dulcineas de nuestro siglo, caballeros andantes e idealistas. Para demostrar a todos/as que mi amado hidalgo no estaba tan loco, era un soñador de cosas que parecen imposibles pero sí pueden ser posibles.

Les hablaré de Pilar, “Foucellas”, “Peteiro”, los viejos maestros de la República, periodistas como Manuel Magariños, ceramistas y pintores como Carlos Bóveda o Maria Magariños. La lista de mis Quijotes y Dulcineas, por suerte, es muy larga y yo he tenido la suerte de conocer a otros muchos.

María Magariños y Pilar

María fue la madre de Pilar. Nació un 17 de agosto de 1910. Cuando cumplió los 54 años , hizo un belén con figuras de barro sin cocer y, a partir de aquí, continuó modelando figuras, en el más genuino arte “naif”, con la ayuda de una pequeña navaja.

Esta mujer aguantó la guerra, la cárcel de su marido, las estrecheces económicas y toda la dureza que le trajo la vida.

Pilar

Es otranina-cortando-pan.JPG de mis Dulcineas favoritas. Cuenta, a pesar de tantos años pasados, tanto dolor, tanta rabia , como sigue enamorada de aquel “pintor de la ausencia”. Como Don Quijote, también ella considera que es el “hombre sin par”, el sueño de toda su vida.

Son las Dulcineas del pueblo llano, como la del hidalgo manchego, que tienen muchas historias que relatar, mucho vivido y soportado pero, aún, saben sonreir y hacer mil y una actividad, como si fuese el primer día de su vida.

Los Quijotes

Les hablo del periodista de Cesures, Manuel Magariños, que sin apenas saber leer ni escribir se marchó para Uruguay y fundó en Montevideo un periódico: “El Diario Español”.

O el maquis “Foucellas”, que siguió luchando por un ideal de libertad frente a la opresión.

De “Peteiro”, el argentino bueno que daba cobijo al perseguido fugitivo Foucellas, sin menospreciar a nadie, fueran del bando político que fuesen. Ambos fueron asesinados.

Y mi lista sería interminable porque hay tantos Quijotes………………., tantas Dulcineas.

ganan-arando-1947.jpgYo quiero rendir un especial homenaje al más amado de todos estos Quijotes, mi abuelo Rogelio. Caballero del honor, la amistad, la gracia y luchador eterno contra los injustos y las injusticias.

Mientras haya caballeros andantes, no teman, seguiremos sobreviviendo.

A. Garrido