Cabalgando con don Quijote: capt.VIII

molino-criptana.jpgDel buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento, con otros sucesos dignos de felice recordación .”

Y llegamos a la famosa aventura de los molinos de viento de Campo de Criptana donde, como casi todos/as sabemos, nuestro gran caballero libró su más “encarnizada” batalla con aquellos “gigantes” de largos brazos.

Según Martín de Riquer, en este capítulo Cervantes parodia uno de los elementos básicos de los libros de caballerias de la época: la lucha con gigantes descomunales.

aventura-molinos.bmpPues sí, aunque Sancho sólo ve y advierte a su señor que “son molinos” de viento y los brazos sólo las aspas, don Quijote ve unos gigantes temibles que se enfrentan a él. Arremete y, ¡cómo no!, sale maltrecho de tan descomunal encuentro, tanto él como el pobre Rocinante.

A veces también vemos gigantes donde sólo hay molinos , en nuestras batallas de la vida diaria.

¿Se han parado a pensar que muchas veces también nosotros/as, las personas cuerdas del S.XXI agrandamos nuestros problemas, batallas, hasta convertirlas en gigantes malvados que nos atacan?. Y salimos destrozados/as, como nuestro amado hidalgo.

gigante.jpgTal vez, si mirásemos bien, como dice el bueno y sensato de Sancho, veríamos que esos “horribles gigantes-enemigos”, solamente son bellos molinos de viento, inofensivos si no “arremetemos” contra ellos y les dejamos en paz con su molienda.

También en este capítulo se da inicio a otra aventura desdichada del hidalgo, el encuentro con el escudero vizcaíno de unas damas y los frailes de San Benito. Pero esto ya se los cuento en el próximo capítulo.

Nuestro homenaje a los clásicos.

Quiero concluir hoy con un reconocimiento a estos maravilloso libros y autores que llamamos clásicos. Son los guias y referentes para todo el mundo.

No puedo dejar de comentarles que, en una breve visita a la recién inaugurada biblioteca de la Escuela de Artes y Oficios de Vigo, quedé fascinada con los volúmenes que tiene, sobre todo en la sala de investigadores/as.

libro.gifEn su mayoria se trata de obras de los siglos XVII al XIX, entre otros. Pero, además, cuenta con dos verdaderas joyas: Una edición del Quijote editado en Amberes, de 1673; y una Biblia también del siglo XVII. Ambos están bien escondiditos en la estanteria acristalada, entre el resto de viejos libros, pasando desapercibidos a los ojos, como joyas de valor insuperable que son.

Aniversario del poema del “Mio Cid”.

Enel-cid.jpg este improvisado recordatorio y homenaje a los libros, tampoco voy a pasar por alto un cumpleaños centenario: el que cumple el poema y cantar de gesta- “El Mio Cid“-que siempre hemos estudiado. Poema que narra las aventuras del Cid Campeador, otro de los “caballeros andantes”, para mí, de aquellos tiempos.

Un cantar de gesta que vió la luz en 1207, y que ya cuenta con 800 años, siendo el manuscrito, de este género, más antiguo.

!Feliz cumpleaños! con verdadero gozo para quienes amamos los libros.

A.Garrido.

Un comentario sobre “Cabalgando con don Quijote: capt.VIII

  • el 23 de mayo, 2007 a las 14:56
    Permalink

    Efectivamente, la cultura hace libre a las personas con capacidad para elegir , en el plano personal y en el plano colectivo, todavia mucho más importante para crear sociedades libres, creativas y seguras de su destino.
    Solo hace falta mirar un poco el mundo para darse cuenta.

Comentarios cerrados.