El bis de Felipe V

En su camino a Madrid para tomar posesión del trono, Felipe V (1863-1746) , fue objeto de muchas fiestas populares. Allí por donde pasaba, las autoridades le organizaban una recepción. Un día, el coro de la iglesia de un pueblo le cantó una composición propia. Al Soberano le gustó tanto que entregó a los cantantes una espléndida propina y pidió que volvieran a entonar la pieza. Al término del bis, el director de la coral se inclinó solemnemente ante el Monarca y le preguntó : “¿No podrá Su Majestad repetir también?”. Felipe se vio obligado a entregar un segundo donativo.

Historia y Vida.

A.V.