Infancia y escuela en el 57: Desde todos los ángulos

foto del emigrante gallego.jpgEl martes volvimos a subirnos a nuestro tren de 1957, pero con muchos nuevos guias que habían querido sacar su billete para contarnos sus historias. Vino Juan,Francisco, Dolores, María, Manuel y Emilia.

Os puedo asegurar que fue un viaje intenso, con muchos paisajes, tristes, dolorosos a veces, divertidos otras, pero de honda profundidad.

Nuestros fabulosos guias nos hablaron de su infancia, la de las mujeres y la de los hombres. La niñez de los/as ricos/as y los/as pobres, los terribles internados y sus castigos donde Juan decía que  la comida eran lentejas con más piedras que lentejas, fabas y garbanzos.

niños-57.jpgHablamos de los “pizarrines” y la pizarra con el trapito para borrar. Luego, para escribir, para “limipio”, estaban los tinteros de cerámica o plomo y las libretas. También la lija para limpiar el pupítre a final de curso.

Carmen nos recitó  la canción que le cantaba a su pizarra para que se secase :
Sécate pizarra. No me da la gana. Si no te secas te tiro a la palangana”.

Vimos los libros de las primeras letras, el Silabario, el Catón y después las Enciclopedias de 1º,2º y 3º grado.

mujer.jpgLas mujeres recuerdan como entre los 10 a 13 años dejaban la escuela para ir a trabajar, al campo, de modistas, en alguna fábrica. Todo porque había que ayudar a la familia. Sólo los chicos tenían la posibilidad de seguir estudiarndo.

Y nos adentramos en los Internados terribles de la época, sobre todo los de los niños/as pobres, bien diferentes a la de los/as ricos/as.

La horrible desigualdad social que se fomentaba, por parte del Régimen. Fue doloroso el recuerdo pero necesario.

Tuvimos la versión de todas las partes, con respeto y sin odio. Y he de confesar que me sentí orgullosa de estos guias, que supieron sobrevivir, perdonar y ahora.. escuchar y contarnos lo que vivieron, no importa ya tanto desde qué bando, desde qué estamento social. Todos/as eran niños/as inocentes a quien les tocó vivir una época muy dolorosa de nuestra historia.

MachinAntonio.jpgGracias a todos/as ellas por su ejemplo, el más democrático porque se escuchan todas las voces, el más respetuoso y, sobre todo, por saber respetar y convivir.

No puedo resistir la tentación de recoger una frase que le oí  este martes al “Loco de la Colina”, Jeús Quintero, mi admirado periodista, que decía algo tremendo:

Me educaron para amar al prójimo, pero al prójimo no lo educaron para amarme a mí”.

Como a nuestros guias, cuando les hablaban de poner la otra mejilla, de mortificaciones, de amar, pero y a ellos ¿qué?. ¿quiénes?, ¿por qué?.

 RECORDOS DO 57

14-3-07 (Pilar- Usuaria do Centro)
Nacín no ano 24, polo cal no 57 eu xa tiña 23 anos.
¿Qué podo contar de cómo era a vida nese ano?
Soamente podo falar do meu entorno, que non era nin rural  nin de cidade, máis ven industrial.
A situación política, a natural dunha “Dictadura política e Relixiosa” o mesmo tempo reinaba unha hipocresía absoluta.
No meu pobo, a emigración non foi demasiado sangrante  debido como xa dixen a industria que alí había.
Alí tiñamos cine, sempre con censura, que poñían na porta da igrexa dicindo si era autorizada ou con reparos.
Había salón de baile, pero alguhas mozas non podíamos ir, uns eran de alta categoría e outros moi baixa polo que sempre había rapazas que non topaban o seu lugar.
Referente a música, meus pais,  había bastantes anos que tiñan radio e escoitaban a BBC ou a Pirenaica e así disfrutei da música que era o que me gustaba.
Nesa época eu tiña o “coco” moi cerrado e outros problemas, outro día contareivos porque.

Volvoreta.

A.GARRIDO