La “ tontería” de la política

Como podéis ver, casi todas las semanas , escribo sobre alguna pequeña anécdota histórica, no es casualidad, me gusta leer sobre acontecimientos pasados y,  aunque los relatos de la Historia dependen mucho de la forma de pensar o del bando en que estuviera el que los relata , siempre queda algo de verdad.

La anécdota de esta semana nos demuestra lo sabio que era nuestro gran Premio Nóbel.

cajal1.jpgEl político español Segismundo Moret  pensó en nombrar ministro de Instrucción Pública al Nóbel Santiago Ramón y Cajal (1858-1934) para incentivar la investigación científica en el país. Tras proponerle el cargo, el científico respondió:  Mire, don Segismundo, tengo mucho trabajo en el laboratorio. Apenas veo a mi familia y hace años que no piso un café. Como usted comprenderá no me queda tiempo para tonterías “

 

DE Historia y Vida

 

C. social de Coia.    A. Vieites.