Aprendiendo por el Camino

   Me contaban unos amigos el cuento de los miedosos. Trata de sueños donde aparecían Dragones saltarines y muchas cosas raras más.
   Estando la mente con ese animo imaginario, se veían como los paisajes que ofrecen los bosques, cuando la niebla es muy espesa. En medio de asa oscuridad, todo eran bichitos. Algunos no tenían patas. Para moverse lo hacían a saltos. Delante de sus  ojos solo eran montañas e islas como la llamada Labarataria, las otras que llevan el nombre de Babuyanes, las Parry-arti-polar-ticas y muchas más.

   En el despertar se fueron dando cuenta, que el asusta – cánguelos, y el mete – dificultades, no resolvían la idea de saber; que poco apoco tienes que ir asimilando de que el León aun siendo tan fiero, no lo es tanto como lo cuentan; pues si le haces frente y empiezas a ver que la vida es como un juego, en el cual te ves obligado a seguir participando; te sentirás más  fuerte.

  dragon1.jpg En este despertar diario,deseo que estemos todos incluidos.(Señal de buena salud).

     Así me han contado que lo hicieron mis Tatarabuelos, sus dos hermanas
Evans y Roxana. Extéfano un sobrino de ellas. El cuñado de este, llamado Eustaquio, Ambrosio hijo del anterior, los amigos de él, Rufino y Timoteo, y algunos más como el Boticario y la Molinera.
    Sacado en tiempo de ocio.

           
      E.A.A.